Un poco de "amor" al hombre de los risos. Parte II [Para leer con paciencia]

Por Desha
Enviado el 08/12/2015, clasificado en Adultos / eróticos
1762 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Por algunos motivos, no había subido la segunda parte. Aquí está, para aquellos amantes a las historias con chispas de pircadía.

La historia trata de una Chica, algo ardiente llamada Samanta, ella acaba de conocer a su prototipo de hombre perfecto (quien se llama Ricardo Recovsky), y que creen? ahora es su enfermera.

Anteriormente: 

...Quédate por favor. Creo que necesito ayuda para subir a mi recamara y con los medicamentos. – y se le queda mirando fijo haciéndola sumirse a sus ojos - Dice Ricardo.

Samanta le sonríe, y se levanta para ayudar a sentar al chico; quien casi se va hacia adelante pero justo la tenía en frente usándola como freno, posando ahora su rostro en el vientre y sus manos en los muslos de ella. Ahora la chica podía sentir una explosión de sensaciones en su cuerpo; el corazón y la respiración irregulares, sus pechos empezaban a endurecer sus pezones, y su sexo excitado; fue como una ola de sensaciones que experimento desde los pies hasta llegar a la cabeza. 

CONTINUACIÓN

Tranquilo, estas bien. Vamos, te ayudo a subir. -Dice Samanta, pensando en establecer una relación con el chico-

>Ya en su habitación<

Samanta le acomodó las almohadas, y luego lo arropo como un tierno niño. Hace mucho no tenía una pareja, y ese tierno hombre con hermosos risos y un cuerpo muy fuerte, era la mejor de las opciones. De ahora en adelante, debía ser cuidadosa si quería conservarlo.

-¿Estas bien? -Dice ella. 

-Si, Gracias por tu ayuda de verdad. ¿Samanta? ¿Puedo decirte así? -Dice él.

-Si, está bien. 

-el sonríe- ¿Podrías quedarte a dormir hoy acá? -Dice él con un rostro de víctima-.

-No creo que sea buena idea, ¿recuerdas a mis perros? -Dice ella. Pero por dentro solo deseaba rosar su cuerpo junto al de Ricardo-.

-el esboza una media sonrisa- ? No, aun no los veo. -le toma la mano a Samanta, quien se encuentra parada a su lado- Es que no me siento bien -ahora se le queda viendo a los ojos y era como si pudiera descifrar a través de la mirada lo que Samanta sentía- ¿Que te preocupa, nueva amiga? -Quedándose por casi un minuto de silencio atrapada en aquellos ojos color miel-

-Nada, todo bien -Y ambos sonríen, cuando la mano del chico empieza a debilitarse- ¿Estás bien tú? te siento más frío. 

-No pasa nada. Creo que solo necesito dormir. -acerca la mano de Samanta a sus labios, y la besa.- Muchas gracias por todo -baja la manos y se voltea dándole la espalda a la chica. En un tono mayor dice... - puedes dormir en esta cama. Sino, la habitación de al lado está disponible. Pero si quieres, el sofá de abajo es muy cómodo. Que descanses.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com