La secretaría Cristina

Por Cristina
Enviado el 10/09/2015, clasificado en Adultos / eróticos
28746 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Esto es agotador, todo el día de aquí, allí, trae esto, cojo aquello... Encima hoy tenemos reunión importante y todo tiene que estar perfecto.

El ambiente esta alterado y mi jefe más.

Cuando por fin empieza la reunión les llevo café y todos los cuadernos para que puedan empezar. Me siento y paso a limpio algunas hojas mientras mi jefe expone sus cosas. Que guapo esta, ya ronda los 45 pero aun se conserva muy bien. Y nadie en la oficina sabe que estamos liados...

Ya se que es mucho mas mayor que yo pero no me importa. Lo nuestro es pura pasión.

Cuando por fin termina la reunión todos se van y mi jefe se mete en su oficina. Yo me quedo charlando con una compañera en el pasillo hasta que escucho:

Cris, puedes venir por favor.

Es mi jefe que me llama. Me despido de mi compi y voy al despacho.

Si? -pregunto

Pasa y cierra. -me dice el jefe.

En cuanto cierro el se desabrocha los pantalones y se sienta en su silla mientras masajea su pene.

Yo que ya me conozco esto me quito la falda, la camisa y la ropa interior y la dejo junto a la puerta. Si me acerco vestida puedo acabar con las bragas rotas o con la ropa sucia.

Cuando ya estoy ante el, me pongo de rodillas y agarro su pene para lamer el tronco mientras el se lleva las manos a la cabeza y dice: Uufff vaya día, necesito relajarme.

Yo le sonrío mientras humedezco su pene con mi saliba y le quito la capucha al prepucio. Paso la lengua suavemente por la coronita de su miembro y agarrándolo con las dos manos me lo meto en la boca. El gime y yo se la chupo con fuerza mientras me la meto entera en la boca. Ummm tiene las venas muy marcadas y esta muy muy dura.

No pasan ni 10 min cuando me dice: Inclínate sobre el escritorio.

Yo obedezco y me agarro al borde de la mesa. Ya se lo que viene ahora.

Sus manos aprietan mi cintura y de un golpe certero me mete su pene dentro. Suelto un gemido y otro mas cuando me azota el culito.

El bombea contra mi hasta que me pide que me tumbe boca arriba.

Me doy la vuelta y abro bien mis piernas. El coloca una mano sobre mi clítoris y con la otra me pellizca un pezón mientras me penetra. No tardo nada en correrme así que le digo: Ponte un condón.

El me mira y me dice: No

que? Como que no? Y si me dejas embarazada que? Y tu mujer? -le digo

Hoy me voy a correr dentro de ti, y a mi mujer la voy a dejar.

que? De verdad? - le digo mientras le beso.

Si, lo se. Soy tonta. Se que solo lo dice para correrse dentro. Pero en esa época yo era muy inocente y el me gustaba mucho.

Tras el beso me coloca las piernas sobre sus hombros y me la mete entera dentro. Yo levanto un poco el culito y que asi pueda penetrarme mas profundo. El entra en trance y me folla con golpes fuertes y seguidos mientras yo gimo como una loca. Cuando lleva un rato coloca sus manos sobre mis hombros y me aprieta contra el. Mi chochito ansioso los atrapa y lo subciona para dentro. Atrapándolo y cerrándose sobre su pene. Entonces lanza al aire un gruñido de triunfo y cae contra mi. Yo le abrazo y le acaricio el pelo mientras su palpitante poya late en mi interior y mientras se vacía en mí.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com