Como YO lo viole a el (1)

Por Andres Son
Enviado el 30/09/2015, clasificado en Adultos / eróticos
10070 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Era nuevo, y ese era su primer día. Se lo veía callado y bastante nervioso. Todos fueron bastante amables con él y trataron de hacerlo sentir lo más cómodo posible.

Al mediodía, mientras estaba sentada comiendo con unas compañeras, lo vi entrando a la cocina de la oficina, nos saludó con una sonrisa y se sentó lo más alejado posible de nosotras, por lo menos hasta lo que daba la pequeña cocina. Comió bastante apresuradamente y se fue, yo me levante y lo seguí.

Había entrado al pequeño depósito buscando unas cosas de librería. Yo me le acerque, y tome una caja que se encontraba justo a su lado, al verme pude notar que se sorprendió un poco de verme. Mientras él seguía buscando algo, yo me quede parada a su lado en silencio

Puse mi mano en su espalda, masajeando en círculos con mis dedos, él se quedó quieto en el lugar, estaba sorprendido y no se movió, tal vez pensando que lo había tocado por accidente, pero cuando me acerque más, pegando mi pecho a su espalda y pasando mi mano hacia adelante, hasta la entrepierna de él, estuvo seguro que esto no era un accidente.

Él se dio vuelta, y se me quedo viendo en silencio y con una gran expresión de sorpresa en su rostro, yo le sonreí.

Me abrí la camisa, tome una de sus manos y la apoye sobre uno de mis pechos, comencé a mover su mano para que me lo masajee. El simplemente se encontraba en silencio y sorprendido.

Yo le sonreí y podía sentir como me comenzaba a excitar, puse su otra mano sobre mi otro pecho e hice que me siguiera masajeando los dos.

Me di vuelta y pegue mi espalda a su pecho, y me incline un poco, asegurándome de que mi cola quede bien pegada a su entrepierna. Podía sentir la gran erección que tenía, tome una de sus manos, y la metí dentro de mi falda he hice que me penetrara con sus dedos.

Me comencé a masturbar con sus dedos, mientras movía mi cola masajeando su gran erección, sentir como crecía hacia que me excitara cada vez más.

Introducía sus dedos cada vez con más violencia y más profundo, tape los gemidos que comenzaban a salir de mi boca con mi mano. También movía mi cintura cada vez más, podía sentir como su erección estaba cada vez más grande.

De pronto sentí como él puso su otra mano en mi cintura con bastante fuerza y dio un pequeño grito de placer, yo le levante, me di vuelta y pude ver la mancha en su pantalón, donde había acabo, se lo veía nervioso y cansado, yo me reí un poco.

Yo me le volví a acercar, hasta estar frente a frente, clave mis ojos en él y comencé, con mi mano a masturbarme con violencia, quería que él me viera acabar.

Podía sentir lo húmeda que estaba, esta vez no me tape la boca, acerque mi cara hasta que mi boca quedo junto a su oído y justo en ese momento fue cuando acabe, largando un gran suspiro de placer, quería asegurarme que él lo escuchara, y gemí todo lo que pude dentro de su oído.

Una vez que termine, me aleje un poco, y con una sonrisa me acomode la ropa, el pelo, le di una última mirada a la mancha de su pantalón, la cual me pareció bastante graciosa y sexy, y salí del lugar, dejándolo solo allí.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com