La Prima de mi Amigo

Por Misterio GB
Enviado el 06/03/2013, clasificado en Adultos / eróticos
25653 visitas

Marcar como favorito

Desde hace 10 años que conozco a Jorge y somos muy grandes amigos. Un día estaba pasando por su casa y decidí ir a visitarlo. El justo se encontraba ahí. Conversamos largo rato en su casa escuchando algo de música y con unas cervezas bien heladas. Le comente que quería un descanso médico para la próxima semana (Lo que sucede es que la próxima semana es San Valentín y tenía planeado ir de viaje con mi enamorada) Después de explicarle todo eso, el me sugirió que tenía una prima que es médico y podía ayudarme y darme el descanso que yo quería para que pueda salir con mi enamorada de viaje.

¡Así, que bien! – Respondí muy emocionado y feliz. – El llama a su prima. No sabía que estaba en su casa, pensé que estábamos solos y un estupor sentí en ese momento porque habíamos conversado ciertas cosas que solo se hablan entre hombres y me avergoncé cuando ella sale de una habitación cerca de la sala en donde nos encontrábamos. Solo esperaba que no haya escuchado nada, o al menos nada, cochino que haya dicho.

Ella sale y se acerca hacia nosotros, Jorge nos presenta. Javier ella es mi prima María.

¡Hola! – Le digo.

¡Hola! – Le respondí

Mi amigo le explica la situación y le dice si podía ayudarme, mientras tanto yo no dejaba de mirarla y de observar lo hermosa que es, ese cuerpito tan formadito, no es tan alta; pero tiene unos pechitos bien paraditos y su trasero de igual forma. Me percate que ella también me miraba de otra forma, sentí que me seguía el juego de miradas.

Ella dijo que podía ayudarme y yo le agradecí mucho. Solo me dijo que consiga algunas cosas y que mañana venga con eso y que ya lo tenía listo. Y así fue. Al día siguiente fui y justo me abre la puerta María. Le pregunte por Javier y me dijo que tuvo que salir. Me invito a pasar y me ofreció un refresco. Le dije: “Aquí están las cosas que me pediste.” Ella los tomo y se acercó a un escritorio y empezó a escribir, estaba en posición de perrito y con una mini bien chiquito que se veía su braguita de color rosado y transparente; tanto así que no sabía si el rosado fuerte era su sexo o el diseño de su braga. Estaba también con una blusa negra transparente y se notaba su brasier y su escote dejaba ver la mitad de sus pechos. Ella me hace una señal con la mano y me pide que me acerque. Yo algo nervioso acudí a su llamado. Me acerque y me dijo: “Ya estᔠToma esto entregas en tu trabajo y te lo van aceptar.

¡Muchas gracias! – Le dije. ¿Cómo puedo pagártelo?

Ella me miro y su mano lo puso por encima de mi short a la altura de mi pene. Yo no entendía nada en ese momento. Ella sobaba con su mano mi pene por encima de mi short y al mismo tiempo me lanzo una mirada fija y coqueta. Después deslizo el cierre de mi short y metió su mano, cogió firmemente mi sexo, bajo mi short, empezó a besar y lamer mi sexo por encima de mi bóxer y yo cada vez sentía que se ponía más duro, firme, consistente y crecía sin parar. Después bajo mi bóxer y empezó a chupar mi falo, a lamer el glande muy lentamente, seguido por el cuerpo de mi sexo hasta que llego a los huevos y se los comía uno por uno. Luego se metió mi sexo en su boca y poco a poco se lo introducía todo mi sexo en su boca y por dentro de su boca, su lengua jugaba y me acariciaba mi sexo que estaba a punto de expulsar su primer lefa. ¡Que rica felación! Nunca en mi vida me han hecho una cosa así, como lo hacía esta mujer. Y yo seguía sin entender. Solo sé que mi pene quería penetrarla.

La cargue y la puse encima del escritorio. Ella ya se había desabotonado la blusa y se le veía su brasier y la mitad de sus pechos, pues yo le ayude con el resto de botones y con el brasier. Y ver esos pechos rosados y esos pezones erectos que me excitaban, sin pensarlo le di una mamada sin parar. ¡Que ricos pechos! ¡Por Dios!

Luego llegue hasta su vientre, bien plano y durito. Sin lugar a duda practica deporte y esta como una Diosa. Le baje su mini y vi ese hilito que tenía como prenda que protegía su más preciado tesoro y dejaba al descubierto parte de su sexo y a su vez se perdía entre su piel. Ya tenía su braga a fuera y solo quedaba hacer lo propio; es decir, lo mismo que ella hizo con mi pene. Empecé a acariciar con mis manos y con mis dedos parte por parte, muy lentamente y después de un suspiro saque mi lengua y empecé a recorrer cada parte de su sexo, de su vagina, de su clítoris, de su pelvis, de su trasero, de sus muslos, etc.

Una vez que ella estaba bien húmeda y mi pene daba señales de sus primeros lefazos. Ambos caídos en la lascivia. Proseguí a rozar mi falo con su sexo, y sentía como se convulsionaba y estallaba en placer y deseo. Era momento de penetrar su vagina, rosadita, depilada, tierna, suave y muy húmeda. Fue el momento en que penetre mi pene en su vagina y fue el climax de los más delicioso y rico que mi sexo y yo habíamos probado. Que mejor antesala para un San Valentín en el sur con mi enamorada; que tirarme a la prima de mi amigo. Después de un par de horas de full sexo, de diferentes posiciones, se pone encima mío, coge mi pene y se lo mete por su culito selladito y apretadito. Bien despacio y empieza a gemir y gemir como si nunca hubiese sentido un pene entre su culo. Y mi falo y yo éramos los más felices, acabo de un rato ella estaba vestida y yo también satisfechos por lo sucedido. Y yo le dije: Ahora, hablando enserio ¿Cuánto te debo por lo que has hecho? (refiriéndome al descanso medico) Ella me dijo ya está pagado, me quiño el ojo y me sonrió. Salí de ese lugar a regañadientes. Ella por la ventana me arrojo un papel. – Toma es para ti. – Es numero para ubicarla y decía llámame quiero que rompas mi culito de nuevo.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com