Piel a piel

Por Lilith_Love
Enviado el 15/10/2015, clasificado en Adultos / eróticos
5032 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Estoy frente al espejo, me he puesto mi lencería más sexy, mi pintalabios favorito muerdo mi labio inferior mientras pienso como empezará la noche; aprieto los muslos, mis otros labios se humedecen… Me acerco a la puerta, oigo sus pasos antes de abrir la puerta, apenas antes de que el timbre tenga tiempo a sonar ya he abierto y saltado sobre él, me abrazo a su cuello mientras siento su lengua en mi boca peleando con mi lengua. Le oigo exclamar de emoción un “vaya, esto si es un buen recibimiento” mientras sonrío y se me escapa alguna sutil carcajada, le guío el camino hasta la habitación, las velas perfumadas ya iluminan la estancia y mi piel mientras me libero de la ropa que me oprime, dejo al descubierto esa lencería sensual, extremada quizás, siento como se excita cuando acaricia mis senos; estoy sentada sobre sus piernas y puedo sentir más de dos rodillas entre mis muslos… Entonces le ayudo a deshacerse de su camiseta, siento su piel y la mía erizándose, al borde del éxtasis exclamando piedad, pero ya no hay forma de detenerse, mi lengua a recorrido su cuello y se dirige al resto de su torso cada vez más abajo, descubriendo la totalidad de su epidermis hasta que puedo coger su miembro fuertemente, lamerlo y succionarlo, aprieta sus glúteos, sé que le gusta no hace falta preguntarlo cuando subo y le veo cara a cara, su mirada penetrante y brillante traspasa mi subconsciente, se lo que desea, yo deseo lo mismo. Es entonces cuando su órgano viril traspasa las puertas de mi feminidad, después de varios movimientos repetidos y sincronizados, no sin dejar a un lado besos y mordiscos suaves conseguimos llegar al clímax máximo, una y otra vez, es en ese momento de fatiga cuando nos disponemos a cambiar de posición cuando me distraigo, oigo sonar el timbre… Los nervios se apoderan de mí, he vuelto a la realidad, es él, abriré la puerta, disimularé y me hare la inocente antes de que nadie pueda descubrir el conjunto de emociones con lujuria que acaban de producirse en mi mente hace tan solo unos minutos, aunque espero que de algún modo me descubra, que no dude en saciar esta hambre de su carne y esta sed de sus fluidos...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com