"Los sueños, sueños son" 2ª Parte

Por Casas Reales Desnudas
Enviado el 09/01/2012, clasificado en Humor
1429 visitas

Marcar como favorito

Frente a los fogones una figura exuberante de mujer manipula una paleta volteando las cortadas de jamón. Tenía razón mi olfato.
 En el banco esperaban tres platos con sendos huevos fritos. ¿Tres?. ¿Había otra diosa como esta a la que solamente su pelo negro cubría parte de su espalda?
¡Joder que pedazo de culo?. Me recuerda la manzana de Apple, y espero haberle dado el mordisco que esta lleva y que este se merece.
Tampoco la sorpresa ha sido mayúscula, lo cierto es que es bastante frecuente que mi casa sea visitada por féminas de este calibre.
Parece que me ha presentido y se vuelve hacia mi paleta en ristre
.-¡Hola Narcis!.-
Si, me llamo Narciso, pero no  penséis  que mi nombre influye para nada en mi forma de ser.
¡Caramba! Vista de frente aún parece mas una deidad.
.-¿Tienes hambre? Ahora iba a despertarte.
Me viene a la mente como ha conseguido preparar la comida sin que el aceite salpique esos turgentes senos terminados en un bonito pezón que parece mirar el techo, ni a ese vientre plano en cuyo bonito ombligo resalta un piercing reluciente, imagino que en ese bien recortado triangulo de pelo también negro que luce sobre sus labios vaginales es ya mas difícil. Que no haya salpicado su hermoso rostro en el cual lucen dos preciosos ojos rasgados de color negro intenso, una nariz perfectamente tallada, y unos labios carnosos y sensuales lo tengo mas claro, sus ya mencionados senos hacen una pantalla perfecta que impide al aceite llegar a el.
No puedo contestar, una suave voz de hombre con un tono excesivamente afeminado y que suena a mi espalda lo impide.
.-¡Caray, ya se ha despertado el dormilón!
Junto a mi pasa un joven que roza adrede mi brazo, de cabellos rubios ensortijados no excesivamente largos, pero si excesivamente bello,y excesivamente contoneante, y excesivamente desnudo. Caigo en la cuenta de que yo también ando en pelota picada, una de mis manos se posa en mi trasero instintivamente, no noto nada raro en el, la primera vez debe doler pienso yo, ¿entonces porque no noto nada?.
¿Pero quién son? ¿Que coño ha pasado aquí esta noche?.
Sin querer viene a mi mente un capitulo de "Los sueños mueren primero"  magnifica novela de Harold Robbins que nos presenta a  Gareth Brendan apuesto joven, fuerte sexualmente agresivo que se hace cargo de un semanario al borde de la ruina, el Hollywood Express, y lo transforma en una sensacional publicación Underground. Su vida quedará ligada a la de su tío Lonergan, a sus contactos con el hampa y a su inescrupulosa sed de poder. De un choque violento a otro, con la ley, con la mafia con quienes buscan aprovecharse de su éxito o sumirlo en el fracaso, Gareth mantiene su deseo de transformar su revista erótica en un extraordinario universo personal: casinos clubs, lugares de vacaciones, hoteles, fotógrafos y modelos muy bien remunerados; universo de hedonismo desbordante en el cual dinero y sexo no pueden distinguirse, universo de drogas, sexo libre y violencia, universo tan variado que casi escapa del control de Gareth Brendan... 






Ella me mira y suelta una carcajada, el joven también se vuelve hacia mi y ríe divertido mirando mi mano protectora.
.- ¿No recuerdas nada, verdad?.- Me pregunta el entre risas. 
¡ Joder se les saltan las lagrimas de tanto reír !.
Niego con la cabeza, no recordaba la resaca y un fuerte dolor agudo y punzante atraviesa mi cráneo.
Al mismo tiempo noto como mi pene se pone erecto,muy erecto y duro.¡ Leches ! ¿No se me pondrá duro por el? ¡ Que coño, no puede ser!. 


Noto una mano que lo acaricia. ¿Aún hay mas gente? ¡ La madre que me parió !.
Lo aprieta y ejerce sobre el un rítmico movimiento que aún le hace endurecer mas, hasta el punto de que parece vaya a reventar.
Vuelvo a abrir mis ojos, ahora son de un color castaño,eso si, con algunos tonos verdosos, aunque ignoro si tiene similitud con alguna piedra preciosa, lo dudo.
Veo a esa mujer que lleva mucho, aunque para mi, excesivamente poco tiempo a mi lado, consigue borrar por completo la imagen de la cocinera, de los huevos con jamón y sobre todo la del tipo rubio.
.-No he podido evitarlo, estaba durísima, no quería despertarte pero la tentación ha podido mas que yo. ¿ A saber que soñabas?.
¿Que soñaba?. La verdad es que ni lo recuerdo, ni me importa lo mas mínimo. Me lanzo sobre esa mujer divina que es mi compañera y con la que he vivido los años mas hermosos de mi vida.


El piso de setenta metros cuadrados tiembla.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com