No hace falta morir para estar muerto

Por Elia Burdey
Enviado el 18/02/2016, clasificado en Microrrelatos
419 visitas

Marcar como favorito

La guerra, siempre la guerra. La de hermanos contra hermanos. Mingo Acebo podía escuchar los alaridos de su madre cuando le traían el cuerpo de su hijo mayor. Mingo se marchó sin despedirse, la venganza le cegaba, parecía un hombre pero tenía catorce años. Años despues lo recordaría como una locura, la motivación de venganza se quedo pequeña en la batalla. Aquello era ún matadero sin sentido, se perdieron tantos hermanos, padres e hijos. Todo aquella contienda era ún grán herror, disfrazado de odio... y él deber, él honor, la patria no justificaban aquello.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com