Disfrutando con ella P-I

Por zombiesex
Enviado el 07/03/2016, clasificado en Adultos / eróticos
3539 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Comenzare describiendo a mi querida Tía a la cual llamare Cony. Ella en aquellos tiempos contaba con 40 años de edad y se conservaba excelente. Estatura 1.70 mts aprox. De tez blanca, Unos pechos hermosos naturales los cuales a pesar de haber amamantado a una linda niña y de su gran tamaño 38DD se encontraban erguidos y parecía no haberles afectado la gravedad durante sus años vividos, una cintura pequeña, unas piernas bien torneadas y lo que más me excitaba un culito grande duro y respingón todo esto gracias a sus dos horas diarias de gimnasio. Ella sabía con los atributos con los que contaba por lo que siempre se vestía sexy dejando lucir sus grandes pechos con escotes y su culito con pantalones entallados o con atuendos que le iban de maravilla.

Todo comienza a principios del año 2006 cuando yo contaba con 16 años de edad (ya no era virgen, en siguientes relatos contare como la perdí), año en el cual por motivos familiares estuve alojado en su casa por un periodos de 4 meses. (Ella reside en estados unidos)

La casa de mi tía es de clase media (tres recamaras, dos baños uno en la recamara principal, cocina, sala comedor, garaje y un patio modesto), en esta habitan su esposo y mi prima la cual tendría 11 años de edad. Por motivos de trabajo el esposo de ella estaba alojado fuera del país visitándola solo una semana cada dos meses. Mi prima por su parte asistía a la escuela regresando a casa hasta las 5:00 pm, por su parte mi tía salía por las mañanas para ir al gimnasio, regresando al medio día para comenzar a preparar la comida. Los primeros días de mi estadía transcurrieron normales pero no podía evitar fantasear con poseer a mi tía. Cuando ella salía al gimnasio yo aprovechaba para entrar a su cuarto y buscar dentro de sus cajones y ropa sucia un calzoncito (siempre siendo cacheteros) que me permitiera oler su sexo. Entre sus cajones había dos de ellos que tenían llave puesta y me intrigaban bastante pero mis intentos por abrirlos eran fallidos. Cuando mi tía regresaba yo solo me disponía a verla y tratar de tener algún choque accidental con ella para poder sentir su cuerpo más cerca del mío.

Mi tía siempre fue muy atenta y cariñosa conmigo. Fue en una noche cuando los tres mirábamos películas cuando mi prima aburrida salto sobre mi tía queriendo jugar luchitas, ellas se pusieron de acuerdo y eran las dos contra mí. Mi intención fue abusar un poco del juego y aprovechar para meterle mano a mi tía en uno de los movimientos pude pasarle la mano por la vagina y sentir el calor que salía de ella a pesar de las mallas deportivas que traía puestas, también aprovechaba para restregarle mi pene por su culo. Pasado un tiempo de este juego nos tranquilizamos y mando a dormir a mi prima, quedando solo ella y yo en la cama. La película termino y me retire a mi recamara, pasado alrededor de media hora no podía conciliar el sueño por lo que me levante por un vaso de agua, al ir por el pasillo que da a la cocina escuchaba unos ruiditos extraños provenir desde el cuarto de mi tía.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com