La princesita rebelde

Por Jesús A.
Enviado el 14/03/2016, clasificado en Cuentos
236 visitas

Marcar como favorito

Rigobertita, era una princesita hija del rey de Sisé, que al cumplir los 7 años comenzó a tener uso de razón y con esos años gozaba de una vida tan cómoda como cualquiera otra princesita de su edad; no obstante, ella veía por la televisión a muchos niños, que pasaban mucha hambre, frio y otras calamidades y su corazón sensible no podía soportarlo, porque comparaba el derroche que existía a su alrededor, con las necesidades de aquellos seres inocentes, que también eran humanos como ella lo era.

La sensibilidad de Rigobertita, traía de cabeza a sus padres, quienes no comprendían que su hijita fuera tan sensiblera con los niños miserables y por más que hablaban con ella, no podían convencerla de que en el mundo tenía que haber muchos niños pobres, para que hubiera algunos niños ricos. Ni tampoco la convencían de que ella solo tenía que pensar en su futuro reinado y de que se olvidara de aquellos niños méndigos que veía por la televisión.

A pesar de tener ese problema (que para ellos eran demasiado importante) con la princesita, los reyes de Sisé, no perdían la esperanza que con el transcurrir de los años, Rigobertita cambiara de opinión y se dedicara plenamente a la preparación de su futuro reinado. Sin embargo, según pasaba el tiempo y cuando ya era una adolescente, Rigobertita decidió que ella nunca sería la reina de Sisé, si no se le ayudaba de una vez por todas, a todos los ciudadanos de aquel país, para que dejaran de existir niños que pasaran tantas calamidades, como las que estaban pasando, la gran mayoría de ellos.

Viendo los reyes, que no podían dominar a su hija y a pesar de que no tenían otro hijo que en el futuro les sustituyera, desheredaron y además echaron a Rigobertita del palacio real, para que se buscara la vida por donde pudiera, además le dijeron, que ellos no querían saber nada más de ella.

La princesa, en vez de ponerse triste por echarla de casa los reyes, marchó del palacio muy alegre, pues ahora era libre, para ayudar en lo posible a todos los niños pobres. Estando en ese cometido, años más tarde se casó con un hombre sensible como ella, que luchaba con todas sus fuerzas contra la pobreza. Con el cual tuvo algunos hijos, siendo más feliz, que cuando estaba como princesa en el palacio con sus padres.

Después de pasar varios años, el reino de Sisé fue absorbido por un país vecino, al no tener quien heredara el reinado de sus reyes, que ya muy ancianos, no tardaron mucho tiempo en morir como todos los seres vivos, dejando todos sus bienes aquí. Pues para allá, no se llevaron nada más que un poco de ropa.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao