Pipo

Por Pepa Gabarrón
Enviado el 25/03/2016, clasificado en Cuentos
370 visitas

Marcar como favorito

PIPO 

Todavía conservo tu temblor en mis manos.

 Todavía me llega el calor de tu cuerpecillo enfermo, al cogerte para limpiarlo de tus propios excremento: el deshecho que apenas destilabas por la vejez de tus carnes y de tus huesos.

 La mañana está preciosa allá arriba Pipo, y miro al cielo, el que ya verás sin ese caparazón descarnado que te impedía alzar la vista ante tanta belleza repartida…

 Nubes viajeras haciendo el camino sin prisas, creando un lienzo aborregado donde las más oscuras paréceme que son plañideras al servicio de mi corazón como si se avergonzara de llorar por ti… que al fin y al cabo sólo eres eso…un pájaro.

    Te imagino como una avionetilla saliendo del hangar, temeroso, remontando un vuelo inseguro,y de repente hacer cabriolas por campos sin zanjas, sin rejas…

 Mañana te llevaré al Rincón, y tu cuerpecillo sin apenas plumas lo envolverá la tierra fértil del arriate donde aquel batallón de jilgerillos picoteaban el alpiste que tú les  ofrecías  en un arrebato de generosa locura por aquel derroche de libertad en el aire; por las siestas que se echaban sobre el limonero depués del bamquete; por el descarado asedio del gordinflón que no conseguía  más que desplantes de la pájara selectiva, remontando el vuelo, perdiéndose, en la malva frondosidad de la jacaranda; y por el afrodisiaco baño en el canalillo de agua pura que interrumpía su fluir para que aquellos locos no acabaran en una “ahogailla”

 Ya mismo emprenderemos la marcha sin que me pongas perdida con tus sustos, camino del pueblo: ¿Verdad que parecíamos el Circo Crone yendo de gira?. Tano detrás, ladrando hasta quedar afónico a quienes tenían la osadia de

pasar junto al coche; tú… soltando agüillas, dando respingos sin ton ni son, con más miedo que Carracuca.

 Ya se acabaron tus sobresaltos porque ¿sabes? San Francisco, el del hermano lobo y de todos vosotros, criaturas de Díos, oyó mis plegarias y, cuando creyó llegada la hora, no la que yo le pedía,te dio el empujoncito y…

“…con todo el amor  te regresó a ti mismo”.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com