Un Ángel huyendo del Infierno.

Por Jaimeo
Enviado el 15/04/2016, clasificado en Intriga / suspense
397 visitas

Marcar como favorito

Un Ángel huyendo del Infierno.

 

Era una bellísima joven trigueña con su pelo cubriendo parte de su rostro. Parecía una bailarina deslizándose por la vereda de la Alameda ante la estupefacción de los transeúntes y conductores de vehículos.
Era extraña su belleza. Su cabello casi rubio, caía  desordenadamente por sus hombros y ocultaba uno de sus hermosos ojos. Vestía un traje liviano, ajustado a su cuerpo delgado de modelo de  pasarela, mostraba sus piernas y rodillas perfectas hasta sus pies desnudos. Su mirada fija en la lejanía en algo que sólo ella veía, la hacía parecer una sonámbula. El vestido de muy delgada tela, tenía una descosedura  en su cadera derecha hasta su borde inferior, que dejaba ver que no andaba con ropa interior
El estupor embargaba a mujeres y hombres de tal modo que no atinaban a hacer nada. Sin embargo, un par de individuos jóvenes  y mal agestados, riéndose se aproximaron  al bello ángel que seguía caminando como si fuera paseando. El malandrín, con una sonrisa diabólica le tomó una nalga…, pero fue lo último que recordaría. Un ágil hombre joven le dio tan feroz puñetazo en su desagradable rostro, que fue lanzado lejos, inconsciente. El compañero trató de agredir al justiciero por la espalda, pero intervino un muchacho que ya corría a ayudar a su elegante amigo y de un golpe con el canto de su mano derribó al cobarde.
–¡Lobo...,  viejo, aquí estoy!–gritó e hizo detener un taxi que casi lo atropelló, el conductor vio la placa policial que mostraba.
El Detective Lobo, con la galantería que lo caracterizaba, se sacó su sobretodo fino y que le  daba gran prestancia; con suavidad y evidentemente tocado en lo más profundo de su corazón de fiero policía, procedió a cubrir a la hermosa chica de ausente mirada.
Ambos Detectives entraron rápidamente al taxi llevando a la desconocida, antes que los curiosos siguieran grabando tan extraños hechos en el centro de la capital. Para nada querían aparecer en los medios de comunicación masiva.
La impresionada multitud que se había juntado, comentaba con aprobación la oportuna intervención de los jóvenes Detectives ante tan dantescos hechos. Comprendió que sólo la voluntad divina guió los pasos de ambos para rescatar al ángel solitario de los evidentes peligros de este mundo.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com