La niña de la Caperuza Naranja

Por Jesús A.
Enviado el 15/04/2016, clasificado en Intriga / suspense
427 visitas

Marcar como favorito

Esta era una niña, que su apariencia era de unos 7 años y que cuando iba sola por cualquier calle de aquella ciudad, siempre llevaba una caperuza de color naranja; por eso la gente le llamaba Caperucita Naranja. Sin embargo, nadie sabía quiénes era sus padres, ni en donde vivía. Tampoco nunca nadie la vio acompañada de un mayor, o de otro niño como, o mayor que ella. Porque la niña a todo el mundo esquivaba, escabulléndose en cualquier esquina, o en algún soportal; desapareciendo como por un ensalmo, cuando alguien le dirigía la palabra. Ni las propias autoridades podían explicar, de quien era aquella niña, pero como no le hacía mal a nadie, ni podían hablar con ella, porque al intentarlo, sin dejar el menor rastro, desaparecía por algún lado.

De esa manera, fueron pasando los años y Caperucita Naranja, seguía caminando por las calles de aquella ciudad, siendo la misma niña de siempre, pues no crecía nada. E hiciera frio o calor, ella siempre iba con su misma caperuza naranja, además de ir siempre callada y sin hacer caso de nadie.

Hasta que de repente: un día aquella niña apareció, caminando por aquella ciudad, convertida en una hermosa adolescente, de la que todos los jóvenes se enamoraron. Aunque la caperuza naranja no la había abandonado, eso sí, tenía otra adaptada a su cuerpo. No obstante, su modo de comportarse se había modificado un poco, pues ya no huía de los que con ella hablaban, aunque ella seguía sin aclarar de donde procedía y pronto cortaba a quien quería saber demasiado.

Todos los habitantes, de cualquier rincón de aquella gran ciudad, conocían de ver caminando por su calle a Caperucita Naranja, pero aun, nadie sabía de quien era, ni en donde vivía. Hasta que un joven, que de ella se había enamorado; en una noche que la estuvo siguiendo con mucho sigilo, como lo venía haciendo desde hacía algún tiempo, la vio meterse como un espirito, en un panteón del cementerio y ahí se terminó el secreto de Caperucita Naranja. A la que nunca más se la vio paseando, por las calles de aquella ciudad.     


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com