Mi libro, C. 10

Por Jesús A.
Enviado el 28/04/2016, clasificado en Varios / otros
248 visitas

Marcar como favorito

Primera Guerra Servil

Euno, que decía ser un iluminado y Cleón, lideraron a los cautivos (esclavos) de Sicilia, en el año 132 a. C. con una sublevación que produjo la Primera Guerra Servil contra los romanos. Al principio, tuvieron enfrentamientos mínimos con la victoria de los sublevados, que tenían unas tropas de 60.000 a 200.000 esclavos y se hicieron con la población de Enna en medio de la isla, cosa que adivinó Euno, hasta la llegada de un contingente de  70.000 soldados romanos que al final venció a los rebeldes.

Antecedentes: La insurrección de los cautivos se produjo principalmente por las permutas de pertenencias derivadas por la deportación de los cartagineses de la ínsula con la Segunda Guerra Púnica. Los negociantes romanos raudos llegaron a la ínsula y adquirieron a los nativos enormes extensiones de terrenos por poco dinero u ocuparon en su totalidad fincas que pertenecieran al territorio cartaginés de Sicilia, o habían sido requisadas por Roma después de la fuga o del asesinato de los anteriores dueños.

Este prototipo lo llevaron a cabo muchos de los sicilianos del territorio romano y se enriquecieron a costa de los residentes cercanos. Los cautivos costaban poco y la isla producía mucho cereal, del que se vendía mucha cantidad a Italia, que padecía las ruinas del conflicto. Por eso, Sicilia estaba repleto de cautivos, que se aprovechaban para trabajar en el cereal en las fincas de los hacendados, de Sicilia o de Italia, que les daban poco de comer y por eso tenían que hurtar de las cosechas para poder sobrevivir. Los nativos humildes han sido los que más padecieron este problema; como los hacendados estaban satisfechos con sus cautivos y les sustentaban a sus costas. Este territorio que tenía pocos conflictos y repleto de terratenientes, quienes vendían cada año cereales a Italia. Pero que no le faltaban tiranteces intrínsecas que hacían peligrar al mismo distrito. Luego de unos 80 años de dominación romana, los cautivos iniciaron un levantamiento.

El líder de los cautivos comenzó la insurrección con 200.000 esclavos en la que existían mujeres y niños. El que lideraba a los cautivos se llamaba Euno, que era de Siria, se consideraba un adivino y un hechicero entre los cautivos. Y por esas adivinanzas Euno asumió el liderazgo de los esclavos al comenzar la insurrección. Por lo que dicen los cronistas Euno era una persona más espabilado que un experto, aunque los que narraron esta revuelta no eran sus amigos precisamente. Las derrotas que les infringió a los romanos se lo debió al interés de su subalterno, que se llamaba Cleón, un cilicio que sería muy inteligente para estar en esa posición en una etapa tan larga. Pero en estrategia de combate tuvo que ser restringida, aunque un poco superior a sus hombres­cautivos. Cleón murió en combate y Euno fue atrapado pero falleció antes de ser ejecutado.

El conflicto estuvo en auge desde 135 a. C. hasta 132 a. C. fue la que inició las tres revueltas que devastaron la Republica Romana, siendo la tercera la más considerable, que lideró Espartaco.

Segunda Guerra Servil

La Segunda Guerra Servil se inició en el año 104 a. C. hasta el 100 a. C. y fue una insurrección de cautivos  en Sicilia contra Roma que acabaría después de cuatro años de lucha, cuando el diplomático Manio Aquilio consiguió acabar con el levantamiento.

El conflicto: Mientras que estaban en un enfrentamiento contra los cimbrios que se establecieron en la Galia Cisalpina, el diplomático Cayo Mario mandó establecer las levas (reclutamiento obligatorio) con la finalidad de tener los hombres necesarios para luchar contra los barbaros del norte. Al pedir Mario cooperación al monarca Nicomedes II de Bitinia, el rey del oriente no quiso mandarle tropas diciéndole que los cobradores de tasas romanos habían tiranizado su provincia, de tal manera que no tenía capacidad para pagar el alistamiento y la incorporación de unas tropas de ayuda. Entonces con la idea de solucionar la cuestión, el diplomático ordenó que muchos de los cautivos que trabajaban en las tierras cultivadas de Sicilia se les debía de liberar para que trabajaran en la hacienda de los bitinios.

Después de liberar a unos 800 cautivos, se revelaron una mayoría de los que estaban en la ínsula. Los choques iniciales, se llevaron a cabo al pedirles el mandatario de la isla que estuvieran quietos. Liderando el levantamiento se puso Salvio, un cautivo que continuó la senda de Euno (que liderara a los insurrectos de la Primera Guerra Servil), peleando por sus razones y ofreciéndose para liderar la insurrección. Salvio se apropió del apodo de Trifón; este mote procedía de Diodoto Trifón, un tirano seléucida.

Los insurrectos reunieron un ejército muy importante que contenía 20.000 hombres  de infantería, 2.000 de caballería, algunos pelotones bien adiestrados y con buen armamento. Aquilino consiguió derrotar a la insurrección, aunque con muchas muertes. Las tropas romanas en la ínsula tenían 50.000 soldados, en tanto que los sublevados tuvieron unos 60.000 hombres.

Esta nueva insurrección de los cautivos en la isla, estuvo incluida en las que se produjeron en el Imperio Romano, causadas por los atropellos que tenían que sufrir los oprimidos de Sicilia y de Italia.    


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao