Mis mundos, mis libros

Por Javi Navas
Enviado el 07/05/2016, clasificado en Fantasía
257 visitas

Marcar como favorito

Existe un lugar, en lo más alto de enormes árboles, en el que dos equipos se disputan una pelota en una cancha hecha de ramas, lianas y grandes hojas elásticas. A su alrededor hay casitas horadadas en los troncos o construidas con ramas y hojas. Unos pequeños y traviesos monos roban comida a través de las ventanas. Y aquellos viajeros que desean ver mundo pueden partir desde el puerto arbóreo tumbados sobre hojas que se lleva el viento o a bordo de granos de polen que, a menudo, son desviados de su ruta por insectos y aves. Todavía no tengo claro si todo eso es gigantesco o son las personas las que han menguado al llegar a la ciudad arbórea. Si te descuidas y te quedas dormido sobre una rama o un lecho de hojas, cuando despiertes, el árbol habrá construido un refugio a tu alrededor y, si lo deseas, ese puede ser tu nuevo hogar.

Los troncos más gruesos tienen un túnel en su interior; si te dejas caer por él descenderás a través de un chorro de aire y aterrizarás a salvo en un mundo subterráneo. En este encontrarás ciudades unidas por galerías que solo pueden recorrerse dando grandes saltos gracias a los botiles, unas superficies superelásticas que te impulsan con tanta fuerza que prácticamente te hacen volar.

En la mayor de estas ciudades se encuentra la Biblioteca Central, un lugar en el que se recopila la sabiduría que existe en todo el universo; en cada mundo civilizado se esconden sus ramificaciones, las Torres de Sabiduría. Todos pueden visitarlas y disfrutar de sus tesoros en forma de libros, pero encontrarlas es parte de la aventura, así que no hallarás un mapa que te lleve hasta ellas.

Una de estas Torres se encuentra en Aorsa, el planeta de los grises, que secuestran humanos para torturarles con experimentos genéticos. No es que sean malvados, pero su concepto del bien y el mal se podría decir que es diferente.

¿Y qué contar de Flotawndo? Una isla formada por cientos de barcos unidos entre sí por amarres elásticos. Cuando el barquito en que te encuentras se eleva sobre la cresta de la ola la vista alcanza a toda la ciudad y al mar circundante; en cambio, cuando desciende hasta el fondo del valle, el resto de la ciudad se alza y se inclina sobre ti, provocando la inquietante sensación de que todo se te viene encima.

Muy por debajo, a cientos de metros de profundidad y protegida por cúpulas transparentes, se encuentra Mojadia. Una ciudad que utiliza la furia de un volcán submarino para generar electricidad y calor.

Pero no todo es tan bonito. Un terrible lugar, una Pesadilla, acecha en una dimensión paralela. Pero ¡cuidado!, si te descuidas podrías atravesar un portal que te arrojará a la oscuridad. Dientes y garras son lo que te esperan. Dolor y terror es lo que sufrirás. Más te valdría haberte quedado en casa, oculto bajo las sábanas, pues no tendrás escapatoria.

Esos mundos existen, aunque no te lo creas. Los he escrito yo y, desde entonces, se han hecho realidad. Aguardan escondidos en las estanterías de la Biblioteca Central de Santurtzi y necesitan de tu lectura para seguir existiendo y expandir sus fronteras.

Aunque todas son historias autoconclusivas algunos personajes se empeñan en colarse en las aventuras que no son las suyas, por lo que te aconsejo un orden de lectura (que no hace falta respetar).

Primero deberías acompañar a Mikel en busca de «La Torre de Sabiduría». No lo abandones, se ha caído dentro de uno de sus sueños y se encuentra perdido en un mundo que no entiende y quizá se meta en problemas.

No mucho tiempo después, una nave alienígena secuestra a una pareja que disfruta de una acampada en el Pico Serantes de Santurtzi. Sus hijos y sus padres presencian, con horror, como son abducidos y, demostrando un gran valor, acuden al rescate. Es una lucha desigual entre «Abuelos y nietos contra los extraterrestres (segunda edición reescrita y ampliada» en la que se enfrentarán a enemigos en fantásticos mundos y en planetas extraños.

Años más tarde, en los alrededores de una urbanización de la Sierra Norte de Madrid está ocurriendo algo muy preocupante: varias vacas han aparecido despedazadas y se teme que los montes oculten a «Mascotas y fieras» que se han vuelto desmesuradamente agresivas. Los vecinos del lugar se encuentran en serio peligro.

Además, un secreto ha sido guardado durante generaciones por una familia que vive en la urbanización: existe una red de túneles que solo ellos conocen y utilizan. Pero ahora alguien más los ha encontrado y los usa con fines siniestros. Rubén y su abuelo inician una peligrosa investigación para intentar evitar que los túneles sean descubiertos y clausurados por la policía y para saber qué es lo que les ocurre a los animales.

Información sobre mis libros en www.javinavas.es


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com