*** La escoba

Por Victoriano Sánchez
Enviado el 10/07/2016, clasificado en Varios / otros
324 visitas

Marcar como favorito

Desde pequeño, supo manejar a la perfección los recursos naturales que le iban brindando los bosques que rodeaban su pueblo natal. Durante una etapa de su vida, dedicada al pastoreo supo aprovechar cada materia prima, hasta su último ápice de utilidad. Mi abuelo elaborada escobas rudimentarias realizadas con ramas de brezo.

Las escobas de brezo se utilizaban tras las faenas del trillado que se llevaban a cabo en las eras, para barrer y amontonar el trigo una vez separado de la espiga. El suelo de las cuadras y corrales quedaba totalmente saneado tras realizar una vasta labor de barrido pues, el cepillado que ejercían las duras y flexibles cerdas de brezo, facilitaba el desprendimiento del estiércol que acababa compactándose en la solera de los establos. Pero, también se utilizaban en las tareas del hogar, especialmente en la limpieza de escaleras, portales y entradas de las casas.

El material lo recolectaba en el sotobosque de los pinares, donde la sombra de los arboles junto con el *ramoneo ejercido por las ovejas, provocaba los efectos deseado sobre el crecimiento y mejor flexibilidad del ramaje de los brezos. Recolectó el material vegetal con las medidas adecuadas, para dejarlo deshidratar durante un período de mes y medio.

Juntaba varios matojos de brezo, lo ataba con un delgado cordel para sujetarlo. A continuación comenzaba a enrollarlo con un alambre delgado y flexible, dándole varias vueltas. Entonces lo dejaba en el suelo y pisando el matojo con los pies tensaba el alambre para atarlo firmemente. Luego, con el hacha recortaba el sobrante.

Preparaba un palo de madera de fresno, limpiándolo de restos de corteza e imperfecciones con una hacha de mano. Incaba el palo en la gavilla, golpeándolo por un extremo contra el suelo para propiciar que se clavara en el penacho. Mi abuelo sabia que era importante que la penetración se hiciera lo más aproximadamente al centro de la base del cepillo.

Estaba orgulloso de permanecer en sus viejas costumbres y tradiciones.

Nota de autor

Ramoneo: pacer, pastar, rumiar

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com