La Salvaje Zona del Carbón

Por Jaimeo
Enviado el 16/09/2016, clasificado en Drama
271 visitas

Marcar como favorito

Piensen ustedes en la siguiente mezcla explosiva:  mineros, pescadores y taladores de bosques ( los puertos de Coronel y Lota están al pie de la Cordillera de Nahuelbuta y por allí, como una gran serpiente que bordea las ciudades, está la Ruta de la Madera) acostumbrados a ver como la muerte les ronda. Súmenle la gran cantidad de nativos mapuches, indomables y orgullosos, más los agricultores armados que viven aislados entre los bosques, hay que caminar varios kilómetros para encontrar una casa. A esto hay que agregar a patrones negreros, aunque hay unos pocos muy agradables de tratar y es una minoría escasa, infelices que se creen señores feudales.
Entonces tenemos elementos suficientes para que la policía y las autoridades deban tomar medidas para evitar que la pólvora se riegue por el resto del país. SE PROHIBE LA SALIDA DE NOTICIAS  EN TODOS LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN MASIVA POR ASESINATOS CONTRA LOS DELINCUENTES.
Todo esto me vino a mi mente a propósito de una información que salió hace casi un año en el canal de Chilevisión en directo. La noticia comenzó cuando un reportero con su equipo de TV fue a grabar una protesta de LAS MUJERES DE CORONEL, reunidas en la actual comuna San Pedro de la Paz a orillas del río Bío Bío en su parte sur ( cruzando los puentes en la orilla norte está Concepción, mi ciudad natal). La protesta en cuestión era porque las autoridades no proporcionaban trabajo.
Estaba con un cliente en el taller cuando encendí el televisor y divertidos vimos a las “viejas”, claro es solo la expresión, reclamando por la falta de puestos laborales. Saltaban y gritaban.
La cámara captó a un grupo de Carabineros ( la policía uniformada de este país), dirigidos por un joven sargento, no portaban armas ni los famosos bastones de madera dura. Con una sonrisa decía “ Cálmense, señoras, cálmense, ya encontraremos una solución al problema”.
Casi inmediatamente el uniformado gritó “¡Señora, suélteme!” Y la cámara grabó a una mujer que lo había cogido de su brazo derecho. Y de inmediato otra le sujetó el brazo izquierdo y una tercera fémina le dio una patada en sus genitales. El pobre policía cayó al suelo con evidentes gestos de dolor.
La televisión hizo un “paneo”, que permitió ver una escena grotesca, para reír o llorar, pues mostraba al resto del contingente policial revolcándose de dolor en la losa. Las mujeres gritaban y saltaban como “indios” junto a los pobre hombres que trataban de imponer el orden.
Ahora, ¿pueden creer que sólo esa vez se informó del incidente? Como siempre los hechos de sangre, ajusticiamiento de delincuentes por parte de la población tienen la prohibición de ser informados al resto de Chile. Creo que tienen razón las autoridades, pues como están de activos los delincuentes, los habitantes de las grandes ciudades está tomando la justicia por su mano, pues consideran que la moderna justicia apresa a los bandidos y los suelta casi de inmediato.
-Ahora entiendo por qué no entran los delincuentes a esta población. Se rumorea que ustedes tuvieron una larga y feroz batalla contra los antisociales que se dieron el dato que aquí es peligroso ingresar a delinquir. - Fue el comentario de mi cliente.
Como siempre aquí en mi barrio se guarda silencio, no hay jactancia, pues en otras poblaciones que han intentado defenderse cometieron el error POR TELEVISIÓN de amenazar e invitar a los bandidos a tratar de delinquir para liquidarlos o darles una zurra que no olvidarían. Pero, pero la autoridad les llamó seriamente la atención; han venido de barrios cercanos a pedir la ayuda de los elementos de las Fuerzas Armadas y Policías retirados, pero nosotros les indicamos que deben formar su propio sistema de defensa, PERO CALLADOS, SIN ASPAVIENTOS.
En la zona del carbón los delincuentes ALLÍ TIENEN SU DOMICILIO, pero no cometen la torpeza de delinquir, pues ya saben que serán muertos sin piedad a garrotazos, fierrazos y cuchilladas. Cuando la policía llega a investigar la aparición de cadáveres en las calles y sabe que se trata de delincuentes, simplemente informa ( como en la canción “Pedro Navaja” ) NADIE ESCUCHÓ NADA, NADIE VIO NADA.


Es triste, pero es una realidad.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com