Phallus dei

Por François Lapierre
Enviado el 19/05/2013, clasificado en Adultos / eróticos
1672 visitas

Marcar como favorito

Se hizo el silencio. Como no iba a hacerse ante la contemplación de “aquello”. Paco, que así decía llamarse (y de apellido debería ser simplemente 'me', y así conjuntaría 'pacomé' que es a lo que invitaba su miembro) desabotonó su bragueta y dio libertad condicional al preso, la justa y necesaria para que este se desahogara. Se aproximó a la gran mesa y extrajo con cuidado aquella monumental verga, extendiéndola cual liebre muerta a la vista de todas.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao