UNA FLECHA PARA CUPIDO (II)

Por Keira
Enviado el 15/06/2013, clasificado en Drama
861 visitas

Marcar como favorito

<3 UNA FLECHA PARA CUPIDO (II)

La noche esconde una melodía. Todos la tararean y la predican haciendo de ella distintas versiones aunque siempre se trata de la misma melodía.

Esa noche, en ese callejón, el violín acompañaba el taconeo de dos jóvenes al andar. Su belleza podría hacer volver la vista de cualquier hombre. Lucían vestidos similares, bien ajustados y cortos. Ninguna de las dos percibió su presencia. A tan sólo unos metros Cupido tensaba su arco dispuesta a disparar. Apuntó con decisión a la más débil de carácter. Desde que su mundo había cambiado, ya poco quedaba de ella, podía percibir la naturaleza de todo aquél que se le acercara

Su disparo fue certero. La emocionaba ver como se tornaban en polvo dorado las flechas que disparaba cuando tocaban sus destinatarios. El efecto de su magia no tardó en apoderarse de la joven que, con una seguridad que nunca antes había tenido, agarró a su compañera y la empotró contra la pared más cercana. Durante unos instantes la miró a los ojos para asegurarse de ser correspondida y luego la beso como si quisiera beber de ella, como si sólo existiese esa noche.

Entornó la ventana, aquél espectáculo la estaba matando. Deseaba poder sentirlo aunque sólo fuera brevemente. En un acto de desesperación había disparado al hombre que recordaba haber amado en secreto en su vida mortal pero éste no reaccionó como ella esperaba. Derramó el café que se estaba tomando justo tocarle la flecha y la camarera más cercana intentó limpiarle la camisa quedando prendado así de ella para siempre.

Iba a ser una noche larga. Por suerte aún quedaba mucha madera para trabajar y mucho en lo que pensar...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com