DEBORA

Por Vian
Enviado el 15/06/2013, clasificado en Amor / Románticos
857 visitas

Marcar como favorito

DEBORA 

Anochecía en mi habitación, recostado en mi cama reaccionaba, tu amarga anestesia perdía efecto en mí, desconectado de la realidad, no entendía que sucedía, en mi mente retumbaban una y otra vez tus bellas palabras “Te amo solo dame tiempo de liberar mi corazón” inocente el mío te creyó y comencé a alucinar, noche tras noche, no importaba verte con alguien mas y sus manos alrededor sus labios siendo uno con los tuyos, no importaba yo sabia que todo era mentira y falsedad, tu corazón ahora me pertenecía, bueno eso es lo que yo siempre creía, devoradora de almas te llamaban en los rincones de obscuridad, nunca supe que significaba eso en realidad, no importaba tu corazón era mío y nada mas; minutos como horas, horas como días, días como la eternidad así transcurría el tiempo sin que mis ojos pudiesen admirar tu belleza al andar, no resistía la tentación de hablar y gritar al sol el amor que te profeso, me levante de la cama todo estaba tan perfecto, limpio y en orden, tan demasiado preciso que daba miedo. Un dolor de cabeza me impedía continuar mi camino y simplemente me quede sentado mirando a la nada vagando a mi alrededor, todo era extraño, no comprendía que ocurría, solo quería estar contigo mi amada Débora no recordaba si ese era tu nombre con exactitud pero algo en mi me decía que así debía llamarte, fragmentos de recuerdos era lo que había en mi mente trataba de reconstruirlo pero el viento silbaba fuerte y me decía al oído ¡no lo hagas¡ ignore las advertencias de mi alrededor, quería saber lo que pasaba, y mágicamente todo comenzaba a tomar forma, una a una las piezas de los recuerdos fueron acomodándose en su lugar, no podía creer lo que ocurría, aquellos recuerdos se remontaban a un par de años atrás, estaba casi seguro de que no podía ser verdad, lo que veía era reciente en mi vida, los recuerdos proyectados en mi mente como una película comencé a observarlos, mi rostro dibujo una sonrisa cuando apareció aquella tarde la cual llevaba mi corazón en una caja para entregártelo como obsequio y unirlo con el tuyo para siempre, te busque en todas partes hasta por fin encontrarte, a lo lejos distinguía tu figura perfecta y angelical, sentía como la caja en mis manos palpitaba, me apresure a llegar contigo, al estar a los dos juntos extendí mis manos y te ofrecí mi corazón en una caja,  tu sonreíste y me abrazaste con fuerza, una lagrima rodó por tu mejilla y me susurraste “Gracias por la vida” nos separamos y tu voz entrecortada por la emoción me dijo ahora no puedo realizar lo que me pides, unir nuestros corazones, el mío acaba de librarse de las cadenas que lo ataban y esta frágil aun, podría romperse si trato de unirlo con el tuyo, dame tiempo para que pueda sanar sus heridas y cerraremos el pacto, sin pensarlo ascendí con mi cabeza y acepte, te dije: pero ahora que haré con mi corazón así?

Esta en una caja y necesita de ti, tu respondiste, no te preocupes y me ofreciste tu anestesia para dormir mi corazón.

Los días pasaron y tu corazón sanaba lentamente, mientras observaba, besos, abrazos, y caricias mas anestesia para mi, de pronto mi mente caía en una estado de somnolencia por tanta anestesia, ahora no solo mi corazón estaba dormido, sino mi mente también, me separe de la realidad por un largo tiempo y cuando tu anestesia dejo de hacer efecto, me digne a buscarte por do quiera, de nuevo y como si fuese la misma historia, a lo lejos tu figura perfecta y angelical, corrí con todas mis fuerzas, con tu obsequio en mi mano, justo cuando llegue contigo y te mire, comenzaste a reír con singular peculiaridad, no comprendía, detrás de ti, un ser te abrazaba y de un momento a otro te besaba, todo se derrumbo, en la caja dejo de sentirse el palpitar del corazón, me miraste de nuevo y de tu boca salieron palabras que me decían: abre la caja y dime que hay dentro? Con lagrimas en mi rostro, baje la mirada y abrí la caja, estaba vacía, te mire enseguida y con furia te grite: donde esta mi corazón? Reíste de nuevo y simplemente dijiste: siempre ha estado dentro de mí, en ese momento todo se paralizo, un escalofrió recorrió mi cuerpo, regresaba a la habitación donde todo comenzó, detuve los recuerdos ya no era necesario terminar de verlos, todo estaba claro ya! En ese momento comprendí por que te llamaban devoradora de almas, te llevas el corazón de alguien, para después tomar su alma y dejarlo sin vida, soy uno mas en la lista, ahora vienen a mi mente tus palabras que susurraste a mi oído “Gracias por la vida” veo que las almas enamoradas te mantienen con vida y los corazones satisfacen tus placeres. Entiendo por que los recuerdos son de años atrás, hace años que estoy muerto, tú me dejaste sin vida, te di todo y simplemente fui uno mas, ahora vivo en este ataúd al que llamo habitación de nuevo beberé la anestesia que dejaste en mi, quiero olvidar lo que sé, y esperare a que la misma historia se vuelva a repetir una y otra vez… dormir y olvidar, para de nuevo reaccionar y volver a alucinar por la eternidad, solo espero y esta vez escuchar al viento que siempre me dice: !No lo hagas¡


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com