El comienzo de una nueva vida( parte 2)

Por Trébol
Enviado el 19/06/2013, clasificado en Intriga / suspense
890 visitas

Marcar como favorito

París no es como me lo habían descrito los cientos de viajeros que pasaban por mi antiguo hogar, hablaban de una parís llena de felicidad, trabajo y oportunidad para cualquiera. Pero me encuentro en una París de pobreza, muerte y desilusión por parte de casi todos sus habitantes. Con las últimas monedas en mi bolsillo y con el estómago vacío a causa del hambre que me acechaba desde hace varios días, recorro las calles intentando encontrar un trabajo que me saque de la miseria y me dé algo para llevarme a la boca. Cada vez que paso por una esquina, lo único que encuentro es a cientos de personas en la misma situación que yo, sabiendo en su interior que no encontraran nada y su destino será ver como se consumen a sí mismos, hasta acabar tirados en el suelo, sin fuerzas para levantarse, sabiendo que están respirando sus últimas bocanadas de aire esperando que la muerte pase a por ellos y se lleven su vida con un liguero movimiento de su guadaña. Después de desaprovechar otro día en busca de un trabajo insistente, gasto mis últimas monedas en un trozo insignificante de queso y una botella de vino para aguantar otra noche fría en el callejón oscuro infestado de ratas donde he dormido durante varias semanas.       

Cuando termino las ultimas gotas de aquel vino aguado, me recuesto en el callejón para terminar la noche he irme por fin a dormir cuando de repente, oigo los gritos de una mujer en las siniestras y solitarias calles de aquel barrio de mala muerte, sin dudarlo un segundo me dirijo corriendo con la botella del vino en mano, buscando donde provienen aquellos ruidos. Después de recorrer varias calles, encuentro a dos hombres pegándole a una mujer de unos veinte años, sin dudarlo un momento, me dirijo hacia ellos movido por la rabia, levanto mi brazo y golpeo al primero que me visualiza en toda la cabeza, reventándole la botella y dejándole inconsciente con una brecha en la cabeza bastante grabe. Cuando me preparo para el segundo, me encuentro el cañón de una pistola apuntándome directamente hacia mi cabeza.

-chico la as cagado pero bien, ahora tendré que matarte. -dice apuntándome directamente a la sien

Después de todo lo que había superado, de enfrentarme a mil obstáculos en mi vida, acabare de esta manera, con una bala incrustada en mi cabeza, pero no podrán decir que me rendí fácilmente, no podrán decir que fui un cobarde y no luche hasta el último segundo, cuando sé que accionara el gatillo y acabara con mi vida para siempre, veo que le empieza a salirle sangre de su boca y se desploma en el suelo dejándome ver a esa mujer de veinte años limpiando un cuchillo en la misma ropa de la persona que acaba de matar. Me quede inmóvil al ver cómo le arrebataban la vida de una persona justo delante de mí.

Después de que la chica le quitase las monedas que llevaban y coger la pistola, me mira fijamente a los ojos.

–Gracias por intentar salvarme, pero lo que ha sucedido aquí es bastante importante, tienes dos opciones, quedarte como estas y que te echen la culpa del asesinato, que no te recomiendo de ningunas de las maneras, o puedes venir conmigo y poder dormir en una cama caliente y ducharte de una vez por todas, veo que falta te hace, ¿Qué decides?-me propone la chica mientras se guarda la pistola en un bolsillo oculto entre sus ropas.

Miro al hombre inconsciente y al cadáver que justo hace unos segundos intentaba matarme, finalmente levanto la mirada decidido y le respondo –me vendría bien una ducha caliente.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com