Dagón 3 (Asesino implacable ).

Por babyloni
Enviado el 24/08/2013, clasificado en Adultos / eróticos
3270 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

                                                                                                        ...ALINE

Sale el sol y Aline desnuda  entre sábanas blancas olorosas a pasión. Dagón se baña bajo el chorro de la regadera. El agua muy fría. Y su mente pensando en el trabajo ya... Sus ojos azules fijos en el espejo pañoso... se rasura la barba llena de blanca espuma con la navaja. Y por la puerta entreabierta mira de reojo que la bella y dulce chica esa se revuelve en la cama. la conoció anoche en un bar... la seleccionó entre sus varias amigas rubias y sensuales, pero a él le fascinó esa pelirroja de ojos como gotas de miel pura... y ante la total envidia de sus amigas Dagón le invitó una copa y ella aceptaba sonriente. La noche avanzaba y la música era cadenciosa. Bailaron y ella muy feliz en brazos del desconocido; que solamente le había dicho su nombre: Dagón... de allí él le había inquirido a la chica todo sobre su vida y gustos... ella era de Jersey, hija única, y había venido a Florida a estudiar con una beca... ella era fan de Bon Jovi, y le encantaba la playa ... asolearse en la arena... y de niña habiendo ido al mar, a Los Cabos... y le gustó México... dijo que un día volvera a México... si es posible se irá a vivir a allá... Dagón sonríese... La disfrutó mucho, una virgen con sabor a Cielo... Dagón se viste su implacable traje... Aline sigue durmiendo. El saca de su bolsillo su navaja de rasurar y acaricia con ella el cuello grácil de la linda chica... sólo debe aplicar  un aleve fuerza... un tajo y ella no volverá a abrir sus ojos tan lindos... gotitas de miel que él saboreaba en su corazón mientras le hacía el amor sin tregua y la hacía gemir de placer inaudito hasta desfallecer ambos... y ella, ella había amanecido abrazada a su pecho robusto y velloso, y entre sueños habían susurrado sus labios unte amo...Dagón apartando su navaja del cuello de Aline,,, y con tal apartando la sábana y descubriendo de nuevo el cuerpo tan bello de la chica... sus pezones carminados... su ombliguito... dióle un beso en el ombligo y sus dedos jugaban con los vellos rojos del pubis de la muchacha... ella dormía profundo... más que cansada. Dagón mira la mancha de sangre en la sábana, sonríese... la cuota de sangre de la chica. Que vaya a México algún día...

Dagón cierra la puerta y se olvida de Aline para siempre... Sigue su vida, su trabajo... lleva en la diestra su portafolios...

Se topa en el pasillo a esa rubia camarera de ojos de ágata y ella le sonríe... Dagón se detiene  y ella igual. El escote de su blusa abierto y sus pechos altivos se le insinúan. Ella sonríe de nuevo y su dedo en el escote... Dagón acaricia su carita de ramera hermosa, y ella lo besa... lo abraza con ansias de que la fornique... y entran a una habitación que ella abre con su llave maestra... Dentro ella suspira y parpadea y se mete un dedito bajo la falda y acaricíase la mojada vulva mientras ese huésped tan atractivo le besa el cuello y desnuda y estruja sus pechos turgentes... Dagón sostiene un pecho de la camarera y con la otra mano busca en su bolsillo...

Se abre la puerta... un botones,y un calvo y obeso y trajeado tipo, mirando como Dagón rebana el cuello de la rubia camarera que cae al piso muerta... y el chorro de sangre salpica la cara asustada del botones. Pero antes de poder reaccionar Dagón le clava la navaja al empleado en la panza... el obeso no puede ni gritar de tanto terror y trata de huir, pero Dagón lo atrapa de la nuca, lo estrangula con su poderoso brazo derecho... lo arrastra al interior de la alcoba... Se acomoda la corbata y cierra, se va... ya sació su matinal deseo de matar.

Toma un taxi. Da una dirección, y el chofer arranca... Va de parlanchín el taxista y Dagón en total silencio, y sonríe de pensar en atar al bocazas conductor y explotar su vehiculo al final de su trabajo... el taxista sigue habla y habla... Dagón mira al interior de su portafolios: su revolver y dos cargadores, un fajo de dinero, una granada... y la foto de un tipo con su esposa y dos niños, todos sonrientes... sin saber que la muerte va a ellos en un taxi...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com