Clusura Matsuri, El Destino Ardiente

Por SpiralFlare
Enviado el 20/09/2013, clasificado en Adultos / eróticos
3686 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Esa noche, ella lucia hermosa, mi Ayame era la chica cosplay mas hermosa que cualquier otaku podria desear, en sus
momentos mas solitarios viendo un hentai, asi fue, los dos nos embarcamos en el largo viaje de una noche llena de encanto
y fantasia, desde luego no me esperaba esto, nos besamos tan fuerte y apasionadamente, que nuestras lenguas se enbistieron por casi 20 min seguidos
su cuello sus labios sus orejas, olian a mi, no evite besarla entre sus pechos, tocarlas a cada una de sus prominentes montañas bajo ese top
fue uno de los mayores placeres que pude haber sentido, y pude verla como se derretia frente a mi, mi Ayame me pertenecia, por suerte o destino, uno de esos dias pretendia
acostarme con una prepago como suelo hacer para calmar mis ansias de tener una mujer entre mis brazos, y tenia mis 2 ultimos cartuchos de pasion en mi mochila de siempre
y asi fue como llego esa pregunta, al principio vacile, en mi propuesta, pense y que tal si se niega, es decir podria pasar que por esta noche llegamos hasta, aqui, que ella
en algun momento recupere la cordura de si misma, y se apague la flama que estas horas me ha costado encender, pero no, no vacile y fui directo, pero primero volvi a
besarla,seguido, y cada vez ascendia mas el deseo entre los dos, cuando le dije, Ayame, llego el momento, escribire mi historia en tu cuerpo, y dejare grabada en ti mi firma,
ella lo entendia perfectamente, ya que estaba escribiendo una historia para su mural, en su pag de internet, y asi es lo entendio, y su respuesta fue un coro de angeles en mis
oidos, si, si quiero, contigo, todo todo, esa voz de ella se hacia cada vez mas exitada, y gemia constantemente, entonces sin perder el tiempo, corrimos a un hostal que estaba 2
cuadras mas adelante eran la 1 de la mañana, me justifique diciendo. que iba a pasar la noche estudiando en caso de Maria "Ayame", Ayame estaba excusada pues ella iba a irse a una
pillamada con sus inseparables amigas de la u, llegamos pedi la habitacion, estaba tan caliente, y yo tan deseoso de tenerla, subimos abrimos la habitacion no hubo tiempo
de nada, solo hicimos todo lo que el Amo deseo, queria hacer con nuestros cuerpos, empece besandole el cuello y soplandole mi aliento con una menta jazz, ella estaba mojada, pero
aun asi no queria que terminase en desnudarle, entrar y salir, y ya, queria que recordara, y recordara aquella noche, entonces mientras nos besabamos la tendi sobre la cama, y le quite
su blusa cafe, de forma delicada, mientras la continuaba besando, aproveche para deslizar el top hacia abajo permitiendome tener una mejor vista de esas formidables nenitas ya erectas
, al igual que su brasier el cual saque con la mayor perfeccion posible, sus encantos tampoco se hicieron esperar, me dijo, no es justo yo tambien... de la forma mas sexy
eso me volvia loco, me tendio mi quito mi casa, no pude evitar ponerla debajo mio, y empezar a recorrer con mis dedos desde sus pechos los cuales eran mi mayor placer tenerlos en mi boca casi enteros
y rozar por sus aureolas, de forma circular, mientras mis manos bajaban a los botones de su pantalon, y desabrochar 1, 2,y deslizar su pantalo leggins, ella estaba en liguero
era la mujer mas sensual, sera que iba a jugar algo lujurioso aquella noche con sus amigas tambien, no lo se, pero verla en esas medias obscuras me puso a 100, y asi yo
violentamente me deshice de mi jean y me puse a rodar con ella sobre toda la cama mientras nos siguiabamos besando con mas pasion no parabamos, nuestros roces se hacian cada vez
mas intensos, no habia espacio para el habla, solo las ganas de seguir en nuestro ritual,pasaros 2 horas mas, y ella llego a su segundo orgasmo, y aun no la tocaba abajo
ella estaba caliente y humeda, aun queria seguir, sus pechos se hicieron un poquito mas grandes esta noche, asi es era una noche hermosa olia a mi olia a ella, no queria
que hiciera nada que no le gustase, asi que obvie el sexo oral de ella en mi, pero yo no evite estar por un momento en su pequeño y depilado tesoro, reciebiendo el aroma de su delicada flor
asi, y mi amigo de batallas cada vez mas firma y optimista,Ayame, seremos uno solo,, si si quiero ser tuya, fui a la mesita y use el primer de mis 2 cartuchos, y empezo, de nuevo el baile
en toda la cama, y entre las sabanas sus gemidos y mi amigo creciendo, la puse encima mio,y entre en ella, fue una cabalgata de las mas geniales que me hallan hecho
luego con un misionero en mi version, la cual le causaba placer, y mucho mas placer, 30 min,despues nos besamos, regrese con furia con 10 min mas hasta que recien senti que me venia
al igual que ella con su tercer orgasmo, esa noche fue genial se puso en mi, reimos, no lamentamos lo que paso, a la mañana siguiente, Ayame termino con el hp, y yo
pues que querian, Tengo una amiga, una nakama y una novia, el sueño de un otaku hecho realidad, siendo yo mismo


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com