Relatos del Pepenador sexual.

Por Piranna Lector
Enviado el 17/08/2012, clasificado en Adultos / eróticos
10200 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Capitulo I

El día que conocí a Paula, una chava.

 

Aquella vez estuve muy indeciso. Al verla sentí una verdadera intención de acercarme. Sería la segunda vez que yo anduviese por estos rumbos de la ciudad, en el mes. Era un día tan típico de la costa del Golfo de México y el clima húmedo y cálido se prestaba para la ocasión. La verdad lo que a mi más me atrajo a ese lugar fue la manera que unas de las chavas que estaban en turno daban la espalda a la calle y con sus cuerpos hacían algunos movimientos tan sensuales que acarreaban las miradas de los chavos que les daban vueltas en sus vehículos. El grupo de sexoservidoras que permanecían sentadas sólo miraban como Jovita y Paula hacían su lucha por atraer al cliente que pasaba por ahí un poco tímido.

           Al llegar ahí con ellas les eche un vistazo. Una por una y a todas al mismo tiempo. Hombre que simpáticas algunas de ellas, lucían tan a la moda y además eran unas jovencitas en todo el sentido de la palabra. Paula tenía veintiuno años, Rita veintidós. Las dos eran unas muñecas vueltas vida, unas doncellas de precio al consumidor, un par de mujeres que tenían mucho que vender en aquel alquiler,[U1] en aquel barrio tan céntrico de Matamoros; ciudad en la que por doscientos pesos un varón podía disfrutar de los calores que el placer sexual podía proponer, dependiendo las necesidades de todos esos hombres que tienen esas ganas tan desbordadas a veces de proporcionar una buena leña a[U2] esas doncellas.

           Sentado un poco nervioso pero con ganas de proceder, llegó el momento de la pasarela. Todas se formaron y tomaron su mejor pose para que yo tomará una decisión final y me llevase una conmigo, por veinte minutos, al cuarto, a un momento tan especial, tan romántico, que solo en películas puede ser posible.

           Tan enigmático era aquel cuarto con aquella pelirroja, que con su esbelta figura y su estatura tan elegante buscaba por su zipper, y bajándoselo empezaba a mostrar su tan cálido cuerpo y su abdomen tan sexy daba un muy buen atractivo visual a mis ojos que hambrientos de ella, se fijaban sin cesar en sus piernas y glúteos, tantas curvas y veinte minutos en cuenta regresiva. Debía apurarme, al quitarme la ropa y sacarme la pieza ella la tomo y con su boca me empezó a chupar y a ponerme tibio el abdomen .Tan solo ella sabía lo que debía hacer y su boca tan caliente me la acariciaba y me daba sensaciones tan reverberantes que los parpados me empezaron a pesar y hacerme cerrar los ojos. Tuve que sacársela de la boca y tomándola de la cintura la puse en la cama.

           Mirándole fijamente a los ojos y besando sus tibios labios, ella retorcía la cintura y con sus piernas abiertas poniendo un candado en mi cintura; los dos enganchamos en un insaciable episodio pasional donde a la par de nuestras emociones encontrábamos nuestras miradas y nuestras sonrisas chocando y haciendo muequillas. El sudor empezaba a ser de las suyas y nuestros cuerpos fundidos en el flujo luciendo brillante al llegue de luz.

           No podía evitar lo que se avecinaba. El momento tenía que llegar y en mi interior yo ya no podía resistir las ganas de explotar.[U3] 

           Fueron siete segundos los cuales el clímax duró atento y presente como la más tierna caricia que esta dama finalmente propuso. Sentí un escalofrió correr desde la suela de mis pies hacia mi pecho y luego al fin me vacié al mismo tiempo que sentí el ímpetu de tomarla con mis brazos y sentirle el cuerpo, sentir mi peso sobre su masa una última vez pues mi tiempo con ella finalizaba.

          Al sacudir mi cabeza y sentir el alivio que trae un orgasmo tan intenso solo la seguí observando hasta que cada parte de su cuerpo se iba cubriendo poco a poco mientras se vestía.

           Salí del alquiler y me dirigí hacia un pequeño restaurante. Pedí unos chiles rellenos y me quede suspendido por lo acontecido. Con mi mirada placida e ida en el televisor.

 [U1]Esta palabra será clave en describir el tipo de edificio en donde algunos eventos en estas historietas ocurren; y sera de uso como para añadir conceptos míos.

 [U2]Cogida

 [U3]Eyacular en ´otros términos’.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com