Nadine (Su propia sangre, los inicios)

Por Aneto
Enviado el 14/10/2013, clasificado en Terror
1423 visitas

Marcar como favorito

Nadine era una bella mujer de 20 años, alta, morena, grandes pechos, larga cabellera morena, era hija de Ricardo y Rosa, sobrina de Santiago, un sacerdote de la curia y exorcista. Fue educada con una profunda formación católica, en colegios de monjas y muy estricta. Odiaba a sus padres, no la habían dejado desviarse lo mas mínimo de la rigidez religiosa, todo lo que una chica gusta, lo había hecho a escondidas, y si no obedecía, era severamente castigada. Pero Nadine odiaba mas que nadie a su tío Santiago, el era quien mandaba en casa, su padre y su madre sólo eran vasallos de su tío. Fue por eso que adolescente, empezó a introducirse en el mundo de satanismo, y hacía un par de años estudiaba sicología en la universidad. Hacia unas semanas había conocido a Simone, de 25 años, Rumana, bella, pelirroja, ojos azules, tez muy pálida. Se hicieron muy amigas, y sentía una extraña pero irresistible atracción hacia ella, Simone sólo salía al oscurecer, por la noche. Una noche, Simone la llevo a su casa, estaban solas, Nadine sintió que los ojos de Simone la dominaban, pasaron la noche llena de placer y sexo, nunca había sentido tanto placer. Ella despertó por la mañana, en casa de Simone, no recordaba bien lo que había pasado, se sentía muy bien, pero muy cansada, estaba pálida, se miró al espejo y comprobó que tenía 2 pequeñas marcas en el cuello, pero no le dio importancia. 2 días después volvió a encontrarse con Simone, las 2 solas, de nuevo los ojos de Simone la sedujeron y dominaron, despertó por la madrugada, muy cansada, pálida, pero satisfecha, comprobó que las marcas en su cuello estaban de nuevo marcadas, pero no le importó. Tuvo una gran discusión con su familia por llegar de madrugada, pero no le dio importancia. Por la mañana comprobó, que el sol le molestaba y le quemaba los ojos, tuvo que ir con gafas de sol.

Llegó el fin de semana, Simone le dijo que lo pasarían juntas. Nadine contó en casa que iba a casa de una amiga, para hacer un trabajo de la facultad. Fue a casa de Simone a última hora de la tarde, hablaron, fueron a la cama, se desnudaron, se besaron y hicieron mil juegos sexuales; Nadine se sentía fascinada por los ojos de Simone, azules, la controlaban, eran hipnóticos para ella. Simone le contó que aquel día empezaba la nueva vida para Nadine; Simone le mostró lo que era, abrió su boca y pudo ver unos larguísimos y afilados colmillos; pero ni se asusto ni se sorprendió. Simone le contó, que desde que la había visto, había decidido que Nadine sería igual que ella, un ser de la noche, una vampira. Simone le dijo que tenía mas de 300 años, desde que la convirtieron en vampira, y ahora ella haría lo mismo con Nadine. Le explicó que las 2 veces que habían estado juntas, la había mordido y bebido su sangre para empezar a vampirizarla, Nadine le dijo que había visto las marcas en su cuello, y que los últimos días sentía que el sol la molestaba, y debía ir con gafas oscuras. Simone le contó que una vez se transformara en vampira, debería protegerse del sol, ya que podía hacerle mucho daño y quemarla. En la cama, Simone busco el cuello de Nadine, y clavó sus colmillos en la yugular de ella, y empezó a succionar y a beber su sangre; Nadine no sentía dolor, sentía placer y cada vez estaba mas débil; la vida iba marchando de ella lentamente. Simone dejó de beber, se incorporó, miró a Nadine, tenía la boca repleta de sangre, los ojos azules brillantes rodeados de rojo sangre. Le dijo a Nadine, si sigo bebiendo tu sangre, te mataré, antes debo hacer algo para que nazcas vampira; ella con una de sus largas uñas, se hizo un profundo corte en la muñeca, y empezó a salir abundante sangre; puso su muñeca en la boca de Nadine, y le ordenó; bebe mi sangre. Nadine bebió con afán la sangre de Simone, mientras sentía que algo cambiaba en ella; hasta que Simone aparto su muñeca de la boca. Simone la miró con satisfacción, le dijo que ya estaba lista para ser una vampira; que ahora bebería el resto de su sangre y la mataría, pero ella nacería cómo, Nadine la vampira. Nadine, estaba débil, pero deseosa de serlo; Simone la miró, sus ojos azules brillaban rodeados de rojo sangre, sus colmillos afilados, se clavaron de nuevo en la yugular de Nadine, y empezó a succionar y beber con frenesí la sangre; Nadine sentía que su vida se iba por momentos, fue cómo si se durmiera, Simone acabó de beber su sangre, vio que ya estaba dormida, cómo muerta, le dijo; a las 12 de la noche, volverás a la vida, cómo vampira.

En una hora, eran las 12 de la noche, Nadine estaba en la cama, abrió los ojos, despertó, se sentía muy débil, estaba desnuda, y llena de sangre, se toco el cuello, ya no tenía las marcas de los colmillos de Simone, sentía algo en su boca, se la toco, tenía 2 largos colmillos, se sentía poderosa; se levantó de la cama, en la habitación había un espejo, se vio reflejada, se extrañó, había oído que los vampiros no se reflejan en los espejos; pero se veía, pálida. Comprobó que tenía 2 larguísimos y afilados colmillos, y sus ojos verdes brillantes; sentía que tenía hambre, mucha hambre, era una sensación extraña. Y entró Simone en la habitación, la vio levantada, mirándose al espejo, sonriendo, le dijo: ya despertaste, ya eres una vampira, y si, te reflejas en el espejo, los vampiros nos reflejamos. Estás pálida y débil, tienes mucha hambre, verdad? Nadine la miró, asintiendo con la cabeza; Simone riendo, le dijo: aquí tienes tu cena vampira!. Empujo a un hombre maduro, dentro de la habitación, muerto de miedo; Nadine lo vio, y en un acto reflejo que no pudo evitar, se abalanzo sobre el, con la boca abierta, le mordió y hundió sus largos colmillos en el cuello de el,  empezó a succionar su sangre, bebía frenéticamente, sin parar; el hombre perdia su vida y cayo al suelo, Nadine cayo lentamente con el, sin dejar de beber su sangre, mientras sentía que la vida, la energía y la fuerza volvían. Bebió hasta saciarse, el hombre había muerto. Se sentía fuerte, pletòrica, llena de vida, energía. Simone se sentó en suelo junto a ella, la abrazó, se besaron, le dijo: Ya eres una vampira!


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao