Ciervo naranja fluorescente

Por fiti80
Enviado el 03/11/2013, clasificado en Ciencia ficción
1187 visitas

Marcar como favorito

Hace ya dos años de la invasión, solo quedamos tres humanos en el planeta. Muchos pensaban que los alienígenas vendrían a contarnos el secreto de la vida, darnos la cura mágica sobre las barbaridades que cometíamos los seres humanos contra el planeta y otros seres humanos, pero no fue así. Los que pensaban que los extraterrestres entrarían de forma apoteósica, con sus armas ultra avanzadas, manteniendo una lucha contra las fuerzas armadas de todas las naciones del planeta, también estaban equivocados. 
 
Muchas veces en estos últimos dos años me he preguntado ¿que ciervo se pintaría de naranja fluorescente en la Siberia nevada?, pues si, hay una clase de ciervo que se pintó de naranja, el ser humano. ¿Quien nos diría que el avance tecnológico sería nuestra tumba?, nunca llegamos a pensar la magnitud y las consecuencias que nos acarrearían enviar señales de radio al espacio, nunca pensamos que otra raza las interceptaría. Estuvimos muchos años enviando señales al espacio con información vital de nuestra raza, les dimos la llave hacia nuestra destrucción. ¿Tan grande y únicos pensábamos que eramos los humanos?. El tiempo nos demostró que no eramos especiales, que no estábamos solos en el universo, si las formas de vida inteligentes no daban señales de su existencia era por una razón, algo que me hace plantearme esta pregunta, ¿existía vida inteligente antes de la invasión en nuestro planeta?, obviamente no. 
 
Estuvieron muchos años investigándonos, observando todas las transmisiones de radio que emitíamos analógicamente. Cuando tuvieron el conocimiento necesario de nuestra raza empezaron a raptar durante varias décadas a seres humanos, para abrirlos en canal y estudiar su anatomía. Nosotros no tuvimos esa oportunidad, los gobiernos sabían de la existencia de estos, pero no sabían sus intenciones, podrían imaginárselas o no, simplemente lo ocultaron para que no hubiera pánico en la sociedad, haciendo un programa militar para proteger el planeta. Pero los extraterrestres nos llevaban mucha ventaja, no estábamos lo suficiente avanzados para responder ese golpe, que ilusos fueron los gobiernos, no tuvimos ninguna oportunidad desde que los extraterrestres recibieron nuestras primeras transmisiones de radio, transformándonos en el ciervo naranja fluorescente ante la mirada de un francotirador. ¿Como podíamos defendernos? no había ninguna forma, era imposible, era como explicarle a una hormiga que es internet, claramente esa era nuestra situación. 
 
El día 26 de abril de 2018 fue el día elegido por los extraterrestres para iniciar el plan de invasión, por mucho que hubiéramos mirado al cielo ese día no hubiéramos hallado rastro de presencia alienígena. Simplemente se limitaron a inocular un virus en la atmósfera terrestre, un virus que crearon a base de experimentar con seres humanos abducidos, eran sus conejillos de indias perfectos. Ese día no hubo presencia alienígena tipo independece day, fue un día normal y corriente, gente trabajando, niños jugando y haciendo palmas en el parque. 
 
El día 27 de abril, 24 horas después de inocular el virus en la tierra empezaron a verse los primeros síntomas, síntomas leves de gripe, algo que pasó sin pena ni gloria para la sociedad de a pie, pero que hizo saltar las alarmas en la Organización Mundial de la Salud. La OMS no pudo hacer nada contra un virus desconocido, que se transmitía de múltiples formas, las mas comunes eran a través de la alimentación o por el aire y por si fuera poco el virus era invulnerable. 
 
El día 28 de abril la humanidad estaba agonizando, no hubo disturbios como en las películas norteamericanas y nadie cuidaba de nadie, estaban todos enfermos, el ciervo naranja fluorescente estaba agonizando del tiro que había recibido. 
 
El día 29 de abril, fue cuando los extraterrestres llegaron de forma apoteósica a la tierra, ya con el 90% de la humanidad muerta y el otro 10% en sus últimos momentos de agonía. Los alienígenas solo tuvieron que pasear por el planeta para rematar a ese 10% con las labores de limpieza, unas imágenes que recordaban el amontonamiento de cadáveres del holocausto de los campos de concentración nazi, al igual que estos fueron echados en grandes fosas comunes para no dejar rastro de la humanidad en la superficie. 
 
Los tres humanos que quedamos, estamos confinados en una especie de zoológico alienígena aquí en la tierra. Pudimos salvarnos gracias a estar en una expedición en el polo sur, donde las altas temperaturas nos protegió del virus alienígena. Nos capturaron dos meses después de la invasión, no teníamos conocimiento de esta asta el día de nuestra captura, sabemos de la invasión gracias a las imágenes informativas que se exponen a los turistas extraterrestres al rededor de nuestra cúpula de cristal, donde nos encontramos dos especímenes hembra y uno macho. Pronto seré padre, y escribo esto para generaciones futuras. Temblad aliens.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com