UNA HISTORIA PARA ACEPTAR QUIEN ERES Y CON QUIEN ESTAS

Por carmencita
Enviado el 19/11/2013, clasificado en Amor / Románticos
1614 visitas

Marcar como favorito

Me llamo Carmen, tengo 42 años y mañana es un día especial para mí, me caso por segunda vez.

Quiero ser breve, recuerdo a mis 16 años me enamore de Víctor, un hombre espectacular, eramos compañeros del colegio, estudiábamos juntos, pero al crecer, comenzamos a atraernos, Víctor y yo hablabamos seguido, luego de tanta amistad, nos ennoviamos, éramos la pareja perfecta, funcionábamos en todo y acepto que fue mi primera vez en todo.

Pero Víctor y yo duramos tres años de noviazgo, fue duro cuando terminamos la primera vez, ya que él tenía que irse a estudiar fuera del país, tratamos de comunicarnos, pero saben ustedes que antes era más difícil estar en contacto, porque no teníamos internet, así que el último año de los tres fue duro, ya que terminamos.  Yo tuve varios novios, creo que al llegar a mis 20 años quise experimentar de todo, al llegar a mis 23 años tuve un novio que quizá no lo aprecie, lo trate mal, le fui infiel, pero de todos modos supo quererme, Manuel supo entenderme, supo calmarme tanto así que me dio el regalo más hermoso que una mujer puede tener, un hijo, que llame Manuel también, con Manuel (padre) no estaban las cosas bien, a mi hijo al tener 5 años me separe y la vida me iba a dar una gran sorpresa al ver nuevamente a Víctor, lo vi cambiado, más hermoso, todo un profesional, yo la verdad solamente y a duras penas termine mi profesión, por cuestiones de la maternidad, soy feliz siendo madre y tengo un trabajo sencillo en una empresa textil, la situación fue que al volver Víctor a mi vida, salíamos nuevamente, ya tenía yo 32 años  cuando me propuso matrimonio, yo estaba feliz, iba a CASARME, todo fue hermoso, aunque yo no era muy buena en organizar cosas, todo lo hizo Víctor, él estuvo al cuidado de TODO, solamente me dio el dinero para comprar mi vestido, cosa que me sorprendió, ya que me dio mucho dinero y yo solo gaste el 50%.

Victor fue el esposo perfecto, tanto que aca comienza lo duro para entender como mujer, él no me dejaba hacer nada, todo lo hacia él, pagaba cuentas, pagaba deudas, cocinaba, organizaba la casa, pendiente de todo, cuidaba a Manuel (hijo) como debía, hasta terminaron siendo buenos amigos, yo era feliz, sentía que podía enfocarme en mi trabajo, comencé a lograr muchas cosas, me ascendieron, estudie una especialización, tuve amistades maravillosas, conocí gente importante, tanto así que mi primer problema fue que deje de lado a mi familia, poco los veía y sentía que lo más importante era mi trabajo, vi el esfuerzo y los logros, llegaba a mi casa y todos dormidos y mi cena en la nevera con una nota que decía 2 minutos en el microondas.

Amigas, acá es lo duro de todo, luego de cuatro años de matrimonio, todo fue de capa caída,  fueron los problemas, reclamos, de que yo no estaba en casa, es duro saber que el hombre quien yo ya había tenido una relación en mi juventud y con quien me había casado, ahora me estaba siendo infiel, yo lo fui y me arrepiento, pero al saber que a uno lo decepcionan de esa manera es duro.  El estaba ya cansado de mí, me lo decía todo el tiempo, me decía que no soportaba que él se esforzara en todo y que a pesar de tanto trabajo que él tenía también le dedicaba el tiempo a su hijastro y a la casa y a mí, pero que yo me convertí en alguien que solo le importaba la vida laboral (luche por eso y nadie me lo va a quitar) le gritaba a veces y en una discusión me dijo que me era infiel, que había una gran verdad oculta entre tantas cosas que él quería hacer como para protegerse, me era infiel con un hombre, me fui de la casa.

Luego de dos días que me había quedado en la casa de Manuel, volví  a hablar con Víctor, para poder entender todo, me senté con él, me explico que siempre supo de su homosexualidad, que si se había enamorado de mi, que yo fui la única mujer de su vida, de la única quien se enamoró como mujer, pero que sus demás aventuras, de adolescente y adulto en la universidad siempre fue con hombres, que siempre lo mantuvo callado por miedo, porque su familia era muy conservadora y todo lo mantenía oculto, pero que se había enamorado de un hombre y llevaba con él cinco años, POR DIOS, luego me entero que estuvo en nuestro matrimonio, era uno de sus amigos del trabajo y él acepto todo porque también está en el closet y lo peor, está casado también con dos hijos, que tristeza por su mujer, pero Víctor no aguantaba más, porque ya quería una vida de pareja con su amante y el amante estaba con dudas de aceptarse públicamente, esa historia fue dura escucharla, pero debí ser valiente y conocer la verdad de todo, seriamente digo, que así como yo viví esto, habrá muchas de ustedes por lo mismo y solo díganle a su marido que sean honestos, que vivan con la persona que aman y no tantas mentiras, así sea hombre o mujer, pero la persona con quien viva sea conmigo.  Luego de mucho tiempo, todo fue mejorando, Víctor seguía con esa persona, viviendo solo, pero su amante no quería aceptarse y vivía con su esposa, yo no lo quería conocer, ni mucho menos su esposa, pero a honor de la verdad escribo esto y se lo estoy compartiendo en estos momentos al correo de ella, como a muchos correos y en cualquier blog que pueda publicare mi historia, la cuestión es que debía contarla, mi historia que ha tenido varios capítulos y que mañana comenzare nuevamente otro capítulo, con mi hijo y su futura carrera y preparada para mi segundo matrimonio, ustedes dirán con quien, pues hace un año Manuel me pidió matrimonio y acá estoy con los nervios de punta, como una adolescente de 15 años, porque esta vez será diferente, Manuel me ha perdonado todo, me ha tenido paciencia en todo, igual me ha amado, vivió solo todo este tiempo, tuvo novias, pero siempre me decía que yo era la mujer de su vida y yo le dije que me dijera la verdad, porque no quiero caer en lo mismo, hace una semana le pregunte que si era homosexual (tenía que hacerlo), él me contesto que nunca, que jamás se le paso por la cabeza eso, que él los respeta y que entiende, pero no le gustaba los hombres, que solo vive por mujeres y más como una mujer como yo, así que le pregunte que si me fue infiel o me haría infiel, él me dijo que no compartía eso, ya que él era un hombre que amaba a una mujer al tiempo y que el tiempo conmigo será hasta cuando Dios quiera, yo le dije que cual error no deberíamos cometer respecto a volver a estar juntos, él me respondió que debíamos ser más pacientes y yo le dije que es cierto. 

CARMEN.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com