Todo y una casualidad 2

Por La solitaria
Enviado el 23/11/2013, clasificado en Amor / Románticos
516 visitas

Marcar como favorito

Esto ya es preocupante, se me han quitado las ganas de salir , algo que hacía tiempo que no sucedía , hacía tanto tiempo que hasta me costó recordarlo. Incluso mi madre se ha empezado a preocupar respecto a eso , y eso que ella estuvo siempre en contra de que saliera todo el fin de semana , porque los días de diario son para ”estudiar” , claro que estudiar en esta época significa ponerse delante del libro , con el móvil , que antes solo causaba entretenimiento si llamaba alguien o tenías tentación de llamar , pero ahora es todo totalmente diferente , el móvil sirve para todo , es decir todo , fotos , música , tuenti , whatsapp , twitter … Y miles y miles de aplicaciones , claro que con todo eso al lado , estudiar , no mucho.

A todo esto , que me voy de el tema , eso de que no me apetezca salir , es raro , muy raro , quizás es que esté madurando o quizás que me estoy haciendo vieja , una de dos. Pero mi madre , no está de acuerdo , por primera vez de que no salga , dice que necesito despejarme de el libro y que me dé el aire , pero si darme el aire significa tirar la basura , como que no estoy de acuerdo , pero claro me ha amenazado con unos de esas típicas frases ; o lo haces o te quedas sin móvil. Entonces he reaccionado y he ido a sacar la basura , bajé las escaleras , crucé la puerta y me di cuenta de el buen tiempo que hacía y revivió un poco en mi las ganas de respirar fuera de casa. Tiré la basura rápidamente y me dirigí a la ducha , cogí unos vaqueros claros , una sudadera y entré.

Durante diez minutos sentí el agua caliente sobre mi piel, la sensación de volver al pasado, mi mente en blanco y todo lo malo que había en mi se había espantado. Todo indicaba que era el comienzo de mi nueva vida , sin fronteras ni barreras , esta vez nada ni nadie me iba a impedir lo que desease, esta vez era yo la dueña de mi propio destino , no de el que elegían para mi , esta vez , era yo.

Salí de casa tranquilamente , metí mis frías manos en el bolsillo de la sudadera y pasee durante … Tiempo , no se lo que duró , no era consciente si quiera de que una bicicleta se dirigía a mi demasiado rápido , cuando la vi , ya era demasiado tarde, o no... Una figura se abalanzó hacia a mi y me empujo a un lado de la cera , pasando vi la bicicleta calle abajo y al dueño corriendo tras ella .


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com