NOCHE PARA ELLOS

Por Benjamin.J.Green
Enviado el 29/11/2013, clasificado en Varios / otros
1053 visitas

Marcar como favorito

Alrededor del fuego, los extraviados y olvidados se

apretujan, mirando hipnotizados el baile de las llamas.

Nadie dice nada, hay poco que contar, todos están

aquí, mas o menos por lo mismo o parecido.

La vida los ha olvidado, sus voces se han apagado y

sus historias, solo hablan de tristes y lejanas despedidas.

Cada uno intenta parecer lo que nunca ha sido, en vano.

La pena que vive en el fondo de sus ojos, hablan por ellos

y de lo que se perdió o lo que nunca se alcanzo.

No hay sueños en sus largas noches, solo lagrimas del

corazón, que ya solo late por costumbre.

Sin embargo, un día soñaron que el mundo era para todos,

que el amor no moriría nunca, que la vida era bonita.

Últimos recuerdos que se guardan, sin tocar, por si un día

se rompen y desaparecen.

Nadie levanta la mirada, cuando alguien nuevo se sienta

a su lado, conocen bien la vergüenza del fracaso y el dolor

del que sabe lo que cuesta la derrota.

Las lagrimas silenciosas del desarraigo, del exilió, del que grita

sin voz, ni voto.

Todos saben que el futuro no existe y nadie habla del pasado,

aquí sobran las palabras, los ojos perdidos lo dicen todo.

El color de la piel tampoco importa, al hambre y al frio no

suelen importarles, tratan a todos del mismo modo.

A medida que van llegando, el fuego crece y procura calentar

los miembros ateridos y las espaldas heladas se estremecen

bajo los mordiscos del viento frio del invierno.

Sin embargo hoy, no es una noche cualquiera, es navidad y

alguien saca un cartón de vino, otro un poco de pan, mas vino,

un poco de embutido, quizá alguna galleta de chocolate.

En algún momento, el que sabe algún villancico empieza a 

cantar, al rato coreado por voces cascadas y rotas.

Por un momento, bajo aquel puente, se sienten otra vez, como

en familia, cogidos de la mano, gritando su derecho a ser felices

a los cielos mudos y sordos, olvidando por un momento, el lugar,

las penas, sintiendo el calor y el apoyo del compañero y amigo.

Puede que después vuelvan las lagrimas y la tristeza, pero por

un momento volvieron a sus casas, con sus seres queridos, esos

que solo viven en los recuerdos, pero que calientan tanto o mas

que ese fuego, que les ha unido bajo el mismo techo.

Esta noche, no es una cualquiera.

Esta noche es suya, la de los olvidados, perdidos, exiliados, extranjeros,

desahuciados, gritando y cantando, soñando con los ojos abiertos, porque

soñar es gratis y a veces calienta los corazones.

Los encontrareis en cualquier cuidad, en cualquier parte del mundo,

siempre y cuando los busquéis, os prometo que no están tan lejos.

Va por ellos.

Benjamín.J.Green.



Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com