La Pasión de Salma

Por Taciturno
Enviado el 30/11/2013, clasificado en Drama
1199 visitas

Marcar como favorito

La calle estaba sorda, ningún ruido hacía eco.

Caminaba en zigzag, aprovechando mi soledad para moverme libremente… olvidando su muerte.

El Sol se despedía de mí enviándome unos tenues rayos de luz…

La melodía se repetía en mi mente…

Mis tímpanos ciegos repetían una y otra vez esas notas…

Escuché mis lágrimas recorrer mi cara y sentí como caían al suelo agonizando.

¿Sonaba un piano o era mi cabeza? No lo sé, no estoy seguro. No sé que es real y que no.

¿Sonaba un piano o era mi cabeza? ¿Sonaba un piano o era mi cabeza?...

El sonido navegaba en las suicidas ráfagas de viento, mi pulso se aceleraba y yo sentía tu presencia.

Me guió el afinado compás por un camino al cementerio.

Su sonido me envolvía y besaba los tímpanos.

A tu sepulcro llegué persiguiendo una sensación casi vana…

La noche colocó su encaje… el Sol había muerto.

El Sol había muerto… la noche colocó su encaje… el Sol había muerto, había muerto y la noche lo festejaba colocando su encaje… el Sol había muerto en una noche… como tú… habían muerto de la misma forma, apagándose lente y dolorosamente…

Estabas ahí… arrodillada en el suelo, tus manos tocaban la lápida como si fuera un piano.

Vestías un opaco y triste vestido azul infierno algo chamuscado. Tu cabello lloraba… tus manos quemadas…

Me senté a su lado.

--¿Aún sigues aquí? – Le pregunté

--Sí

-- Quiero ver tu cara

--¿Estás seguro?

--Sí

--…

--…

Lo que vi…

Sus ojos me miraron fijamente, su cara estaba pálida y algo chamuscada: el fuego había besado su cara… pero su hermosa sonrisa seguía intacta.

Su cara fue rejuveneciendo, era como si el fuego nunca la hubiera tocado.

--Has estado llorando –le dije—hasta que tus ojos se han secado. Recuerdo esa sensación.

--¿La recuerdas? – Me preguntó

-- Sí…

--¿Qué me pasó Benedicto?

--¿Quieres saber?

-- Sí – Contestó tristemente

--…

--…

--Las voces hacían eco… las personas sonreían, algunos lloraban de emoción… anunciaron tu nombre. Una agonía de aplausos perturbaba el silencio – Le dije--.

Su rostro manifestó una sonrisa… tal vez era porque lo recordaba… nunca lo sabré

--Un alegre piano negro de cola destacaba del resto de la alegre orquesta –Proseguí—Los violines empezaron con su melodía a masturbar a los oídos. Los demás instrumentos besaban al silencio.

Un silencio emotivo de agonía consumió a las almas espectadoras.

Tus dedos comenzaron a acariciar el piano, tus finos pies azotaban los pedales.

Tus manos comenzaron una orgía de pentagramas.

Las gotas salían como lluvia a las flores. Los acordes danzaban en los corazones y el dulce y desesperado sonido le hacía el amor a nuestros oídos.

--Lo recuerdo – Me interrumpió.

--Yo también Salma, yo también…

-- Continua, por favor – Me exigió

--Los gritos resonaban entre el público. Había una mujer que gritaba. Otra lloraba y unos niños pedían a gritos a sus madres. Tu mundo estaba por morir… el baile de fuego infernal comenzaba, la gente corría como cúspide de diluvio. Los miembros de la orquesta huían protegiendo a sus instrumentos…

--Ahora lo recuerdo mejor—me dijo

--Lo sé Salma…--Contesté--  Tu pasión por el piano nubló tus sentidos. Los espectadores eran aplastados por los pies de otros, los niños se incineraban, el amplio escenario ardía como la ira del Diablo… El baile de llamas se movía al mismo compás de la melodía. El alegre escenario fue derrumbándose convirtiéndose en ruinas… Todos huyeron… Menos un alma… tú mi querida Salma… te quedaste ahí… solo un alma se quedó… tú mi querida Salma…

-- Lo sé – dijo mientras esbozaba una lágrima

--…

-- Continúa Benedicto – Exigió

-- Intenté buscarte, pero era demasiado tarde. El muro infernal consumía todo vestigio de vida… adiós Salma, dije al fuego, mientras mis lágrimas lloraban.

--Todo acabó para mí – Me dijo

-- Sí Salma… todo acabó

--…

-- Solo encontramos tus aretes en forma de corazón…

-- ¿Los que me regalaste en mi cumpleaños?

-- Así es…

--¡Lo sabía! Cuando me levanté entre las almas no los encontraba.

--Los traje a tu sepulcro

-- ¿¡Sí!?—contestó con admiración

-- Así es Salma

Ella sonrió al mismo tiempo que yo. Saqué los aretes de una cajita de cristal. Con delicadeza tomé los aretes y se los coloqué en sus orejas… estaban tan tristes como yo…

--Ahora estoy lista Benedicto – Me dijo con lágrimas en los ojos—

--Te voy a extrañar Salma

-- Yo también Benedicto

--… -- Quedé mudo sin contener las lágrimas—

--Te estaré esperando Bene

--…

Se acercó a mí, sentí sus labios rozar la comisura de los míos y de mi mejilla.

--Te amo Benedicto – Dijo en un suspiro

--Yo también te amo Salma.

Colocó s cabeza sobre mi hombro y la abracé… su melodía había terminado. Colocó su cabeza sobre mi hombro y la abracé… su melodía había terminado…

Se esfumó como flor terminando primavera…

Me quedé ahí sintiendo su ausencia… esperando a que los cuervos me comieran y que la muerte me decapitara con su hoz.

Benedicto(Taciturno)


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com