Aurora y el ocaso

Por Oscar M.
Enviado el 01/12/2013, clasificado en Varios / otros
852 visitas

Marcar como favorito

—Este pequeño texto lo escribí con motivo de la graduación universitaria de algunos compañeros míos. No se trata, creo yo, de un relato en sí mismo; creo que es, más bien, una reflexión alegórica, un agradecimiento y un recuerdo, una fotografía.—

He aquí a Aurora, quien se encuentra absorta frente a la puerta, frente a un umbral que cientos de veces antes había cruzado; vez tras vez había salido, y vez tras vez había entrado; ¡y qué corrientes resultaban, en los días pasados, la puerta, el marco y la manija; y que distintos lucen hoy! Esta mañana la entrada parece ser más pequeña, y a Aurora le da la impresión de que traspasar el umbral será más difícil que nunca; tal parece que hoy nada hay de corriente en esa puerta. Bien sabe Aurora que entrar, esta vez, implica salir y no volver, y como si algo le estrujara el corazón, se acongoja Aurora, ¡oprimido el corazón siente ella, empequeñecido, como la entrada que esta mañana luce tan diminuta!

Abrir la puerta y un paso al frente la llevan, como sin querer, aunque tal vez necesitándolo, a estar dentro del pequeño recinto. Nadie hay ahí— ¡es tan temprano aún!— pero muchos ruidos llegan a ella: palabras sueltas, en medio de risas y algunos gritos, disertaciones confusas y sueños intensos; ¿cuánto tiempo ha pasado ya de todo ello? Años quizás, y aun así ¡cuán cercano parece todo! Y a Aurora se le llenan de lágrimas los ojos, por culpa de los recuerdos, es que éstos parecen ser experiencias vivas y presentes, pero qué desdicha, pues sólo son apariencia, son, realmente, como esas estrellas que han muerto, que están ahí y no están, que aún se ven, pero ya no son más.

¡Ah! Pero a la par de un llanto fluido se ve surgir, también, en Aurora, una sonrisa que lo ilumina todo; lágrima y risa, sonrisa y llanto, y no es que sean sus sentimientos el producto de un espíritu contradictorio, indeciso y pueril. Ocurre que los recuerdos son como ciertas estrellas muertas —eso es innegable— que parecen vivir, que siguen ahí, trémulamente, pero ya no son más; así, precisamente, son las memorias, así tal cual. Hay, no obstante, otras tantas estrellas, de cuya luz no somos aún espectadores, que tan lejanas están y tan jóvenes son, que aún no han llegado a inspirarnos. Creo yo —pues a veces le da a uno por teorizar— que Aurora ha pensado en esas estrellas venideras, vive ella el destino de todo ciclo, no lo afronta, va con él; así se entrega Aurora a las estrellas, a lo cálido de lo incierto y lo posible. ¡Quién sabe qué ocurra al salir por esa puerta por última vez! Ella sigue llorando con nostalgia, mas su sonrisa y el entusiasmo le acompañan; es que aunque afuera mucho hay de desconocido y los recuerdos apretujan el corazón, algo hay seguro —es esto lo que enciende su alegría con toda pasión—, y es que afuera, más allá del recinto y la puerta, de los recuerdos y la añoranza, más allá de lo que se ha ido, el infinito espera.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com