LA JUGUETERIA ( Parte 1/2 )

Por Pablo Armelles
Enviado el 09/12/2013, clasificado en Infantiles / Juveniles
1596 visitas

Marcar como favorito

                                           LAS AVENTURAS DE MARA Y PEDRITO

 Mara y Pedrito son dos niños de seis y cuatro años de un pueblecito de las montañas.

 Un día, jugando en el piso más alto de la casa de Mara, donde tiene su cuarto de juegos, encontraron una pequeña y extraña puerta escondida detrás del armario. La atravesaron y cayeron en un túnel mágico que les llevó a vivir una increíble aventura, donde había un problema que resolver.

Desde entonces, siempre que pueden, suben al piso más alto de la casa de Mara y buscan una nueva puerta que les lleve a vivir otra fantástica aventura.

 En la aventura de hoy viajarán a una misteriosa juguetería, donde por las noches, los juguetes cobran vida y se lo pasan genial. Pero no todos los juguetes estarán muy contentos, porque habrá un gran problema que resolver…

                                                          LA JUGUETERÍA

Era domingo por la mañana, pero hacía demasiado frio para ir al parque a jugar así que, Mara, llamó por teléfono a su buen amigo Pedrito para ver si le apetecía ir de aventura con ella.

Pedrito no tardó ni un minuto en llegar a la casa de Mara. No había nada que le gustara más a Pedrito que ir de aventura con su mejor amiga.

Mara y Pedrito, subieron al piso más alto de la casa de Mara y buscaron una nueva puerta mágica. Esta vez la encontraron dentro del baúl de los juguetes.

-Esto sí que es un lugar rarísimo para una puerta mágica- dijo Pedrito.

-Pues seguro que nos llevará a una aventura increíble- contestó Mara.

Los dos niños, se cogieron de la mano, atravesaron la nueva puerta y se deslizaron por el túnel mágico, que les llevó arriba, abajo, a la izquierda y a la derecha hasta que ¡ZAS!, aparecieron en medio de una GRAN JUGUETERÍA.

-¡Hala!, ¡una juguetería!- Gritó muy emocionado Pedrito. –Qué suerte ¡

-Qué raro – pensó Mara. –En una juguetería no debería haber ningún problema ni misterio que resolver. Pero si el túnel mágico nos ha traído hasta aquí, por algo será… -

Mara y Pedrito empezaron a correr por todos los pasillos de la juguetería, mirando encantados los maravillosos juguetes que había cuando de pronto, se apagaron las luces y se cerró la persiana.

-         ¡Oh no! , han cerrado la juguetería con nosotros dentro, no se han dado cuenta de que estábamos aquí. Ese debe ser el problema de hoy – dijo Pedrito

-         No sé si este será el problema que debemos resolver, pero lo mejor es que busquemos una salida. Una juguetería cerrada no tiene que ser muy divertida – contestó Mara.

Los pequeños aventureros empezaron a buscar una salida, pero todas las puertas estaban cerradas. Buscaron y buscaron, pero no encontraron ninguna salida hasta que de pronto, escucharon una voz que les dijo: No busquéis más, por la noche cierran todas las puertas.

-         ¿Quién ha dicho eso? – preguntó Mara.

-         No tengo ni idea – contestó Pedrito – no veo a nadie más aquí dentro.

-         He sido yo – Dijo una muñeca de porcelana que había en una estantería

-         ¿Cómo? ¿Puedes hablar? – gritó sorprendida Mara.

-         Claro que sí – contestó la muñeca – Por la noche, cuando cierran la tienda, los juguetes cobramos vida y jugamos hasta que amanece.

-         Eso es genial ¡ - Gritó Pedrito muy contento mientras corría hasta el centro de la tienda para jugar con unos coches que estaban haciendo una carrera.

Mara y Pedrito estuvieron jugando muchísimo rato con los juguetes que salían de sus cajas, se lo estaban pasando de miedo, hasta que Mara se dio cuenta de que en una esquina de la tienda había un grupo de juguetes que no estaba jugando, estaban hablándole a una caja de cartón. Se acercó y vio que los juguetes estaban intentando convencer a un barco pirata para que saliera de su caja y jugara con ellos.

-Que es lo que pasa? – preguntó Mara.

- Pues que el barco Pirata está muy triste y no quiere salir a jugar. – Contestó un Osito de Peluche. –Está triste porque esta mañana vino un niño a comprar el barco pirata, pero no tenía suficientes monedas y solo se pudo llevar a los piratas. Ahora el barco pirata no tiene piratas, y se siente muy triste.

-No te preocupes barquito, somos Mara y Pedrito, los más valientes y los más aventureros. Resolvemos problemas y misterios. Te ayudaremos a reunirte con tus piratas – dijo muy seguro Pedrito.

Mara se fue a una esquina de la juguetería, se sentó sobre una colchoneta y se puso a pensar una solución.

Al poco tiempo, dio un salto y gritó: - ¡Ya lo tengo!, ¡ya se cómo podemos ayudar la barco pirata! –

( Sigue en la parte 2 )


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com