Subconsciente revelado

Por Apeiron
Enviado el 06/10/2012, clasificado en Drama
428 visitas

Marcar como favorito

No se si fueron diez segundos o diez horas, pero en ese lapso mi mente revivió varios momentos de mi vida, los que vistos desde la perspectiva actual de un hombre de casi sesenta años, me hizo reflexionar sobre que sería de mi vida de aquí en mas.

La primera imagen que se me apareció fue la de mi niñez, recordando que la ausencia de responsabilidades mantenía mi mente atenta a cada uno de los juegos y entretenimientos que iban apareciendo cada día, sobresaliendo las imágenes de los interminables partidos de futbol que disputábamos en la plaza de enfrente de casa, y las bicicleteadas  sin rumbo de los sábados por las mañana. Y esto era suficiente para sentirse feliz.

 

Luego, en una continuidad inexplicable, se apoderó de la escena la conflictiva adolescencia. De allí mi inconciente proyectó en vívidas imágenes, desde ínfimos instantes que por algún motivo quedaron gravados en mí, como también interminables jornadas de óseo compartidos con mis amigos y las primeras maratones nocturnas que me harían descubrir un mundo nuevo. Pero indudablemente se llevaron todos los laureles, tanto mi primera relación amorosa en la que el sexo me sorprendió tan inexperto como ingenuo, y las posteriores aventuras que desde el colegio secundario marcaron profunda y afectivamente aquellos dichosos años.

 

A partir de allí fueron flashes de apariciones visuales sin un ordenamiento cronológico, sino más bien como una especie de álbun de fotos presentadas al azar, mixturando momentos felices con otros más penosos.

Allí pude ver con nitidez, casi al punto de sentir con la misma intensidad de lo vivido, una seguidilla de hechos que me volvieron a hacer emocionar tanto como cuando sucedieron y en cada vuelta de página de este albun me sorprendía con recuerdos casi ya olvidados, pero que realmente fueron los que cimentaron mi vida.

 

Después de la última foto aparecida, retuve por unos instantes más, cuatro imágenes que me sacudieron nuevamente el alma: el primer beso a quien se convertiría en mi esposa, el nacimiento de cada uno de mis dos hijos, y la muerte de mi madre.

 

De pronto se despejó mi visión y la brusca realidad me tomó de cuerpo entero para recordarme que todo esto había sido un sueño, aunque sé bien que dormido no estaba, me incliné mas a pensar que fue una rebelión de mi subconsciente que quiso mostrarse presente para notificarme que, aunque tenga poca entidad y no sea reconocida habitualmente como parte de nosotros, siempre está, y aparece para rescatarnos de algún abismo, al menos por unos instantes antes de volver a mirar el precipicio.

 

Ya despejado del aturdimiento y perplejidad que me produjo volver a ver el estado en que nos encontrábamos mi esposa y yo, y viéndola a ella sentada a mi lado atada de pies y manos de igual manera que me habían dejado a mi, totalmente ensangrentada, llena de moretones y semi inconciente en este pequeño baño de servicio, intenté incorporarme, pero mis ataduras y mi debilidad me lo impidieron en forma instantánea.

En ese momento el dolor de cuerpo entero me hizo recordar la cantidad de golpes que habíamos recibido por parte de los delincuentes que nos habían saqueado la casa, llevándose desde nuestras pertenencias más íntimas y preciadas hasta nuestras ganas de vivir.

 

 

Nuestro hijo mayor entró en la casa como lo hacía a diario y encontrándose con este escenario, nos socorrió de inmediato, y lo que fue 16 horas de privación ilegítima de la libertad, torturas, amenaza e intento de homicidio, seguramente quedará archivado y en el olvido de una causa judicial que jamás encontrará ni castigará a los culpables. 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com