DIAGNÓSTICO

Por Vian
Enviado el 12/12/2013, clasificado en Drama
755 visitas

Marcar como favorito

El verdadero truco radicaba, en realidad, en hacer creer a los demás lo contrario a la emoción que habitaba en el interior, me convertí en todo un profesional en el arte de la no-felicidad.

Nuevamente descubrí como fue que me volví tan frio, hay actos que definen el carácter de las personas, algunas tienden a transformarse, otras a adaptarse, otros más, cambiamos y mostrando una gran entereza logramos sonreír todo lo que se desea llorar, hace mucho tiempo que dejaron de hacer efecto en mí, esos abrazos baratos y palabras alentadoras llenas de vacío, de personas a quien realmente no le interesas, afortunado me senti de saber que, aun hay personas preocupadas.

Reflejado en el espejo logre visualizar esa mirada sombría.

...Y entonces rodó una lágrima por la mejilla, desde entonces sus ojos fueron conocidos como los "ojos de cristal"

Con ojos cristalinos los cuales habían tomado posición en mi rostro, continúe observando mi reflejo, una helada corriente de aire entraba por debajo de la puerta de la habitación esta no provocó ningún efecto en mí, mis manos ya no eran tan cálidas como recordaba, vivía un maelstrom de emociones durante grandes lapsos, acercándome al espejo tome el maquillaje que se encontraba en el buró…

    “Quiero soportar un segundo de llanto, para maquillar mi sonrisa fugaz”

Y como todo un experto oculte mi sombría apariencia, no hizo falta esfuerzo alguno para fingir esa falsa felicidad, era una sonrisa tan natural que inclusive en momentos dudaba propiamente de mí, parecía aquella sonrisa tan real, sin temor a que nadie lo notase, era como cubrir el rostro con una ligera mascara de atril, había sensaciones aumentadas y los sentidos agudizados, descubrí lo que era sufrir de alexitimia, tener una incapacidad, y solo poder ocultarme tras la letras y versos al escribir.

Cada vez era más frívolo en las emociones, naturalmente, nadie dio cuenta de ello, toda esta farsa no podía engañarme ni por un instante, el sonido de la música dejo de ser reconfortante a como antes lo era, la compañía ya no importaba de quien se tratase, solo importaba no estar envuelto en soledad, las manecillas de los relojes avanzaban sin detenerse, nada interesa, el tiempo transcurre, no puedo maquillar las marcas de la edad, pero, si las de la tristeza por la felicidad de un nuevo día, detalles de cariño sincero mantenían con vida el amor de mi interior, me refugie entre muros y libros únicamente para saber que ya se acerca el sol, en este sombrío día, que vivirá en el olvido…

Errar es humano, Reconocerlo de sabios, Perdonar es divino... últimamente soy más humano que de costumbre, No soy tan sabio como solía ser y hace bastante tiempo que perdí toda mi divinidad...

Me pregunte ¿porque todo tiene que ser tan efímero? Las cosas realmente valiosas son las que menos duran... y las que más duelen

Solo el tiempo determinara que está herida invisible a los ojos no se cura, solo se olvida...

Diagnóstico: No es física esta enfermedad.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com