Un Sueño Con El Amor De Mi Vida

Por Arledk
Enviado el 19/12/2013, clasificado en Amor / Románticos
1979 visitas

Marcar como favorito

Este era yo, alguien demasiado tímido, algo torpe y muy callado en frente de la chica de mis sueños. Estábamos solos en casa.

Con la ayuda del profesor y un poco de suerte, nos tocó hacer juntos el trabajo final de literatura. Era un extenso trabajo, pero a su lado iba a ser la tarea más entretenida que jamás había hecho.

Ella estaba sentada en mi escritorio, escribiendo algunas cosas que nos seria de ayudan antes de comenzar. Ella era simplemente hermosa…

Su cabello era rubio, lo traía recogido en una coleta, que le daba un toque infantil. Sus ojos eran azules, eran hermosos, verlos de cerca, era como ver el mar azul. Y sus labios, pequeños, pero seductores. Tenía la figura perfecta, pero su personalidad, ella era encantadora…

Habíamos quedado a las 4, en mi casa. Ella llegó puntual. 4:06 para ser exactos. Esos minutos fueron los más largos de mi vida.

De la emoción, no había logrado dormir nada en tosa la noche. Estaba tan emocionado, pero no veía que el momento llegara. Íbamos a estar solo en casa, era la oportunidad perfecta para decirle todo lo que sentía por ella. Y ahora, mi sueño se había convertido en realidad. Estaba tan nervioso que no podía decir ninguna palabra. Ella sentada en mi escritorio, y yo sentado en mi cama, pensando la mejor manera de declararle mi amor.

Ella se giró hacia mí, me vio y se sentó a mi lado. Sentí como su piel rozaba con la mía. Era hermosa, y de cerca aún más. Podía respirar su aroma, su delicado perfume. Poco a poco se acercaba más a mí. El costado de su pierna estaba pegado a la mía. La tenía cerca, demasiado cerca. La tensión era demasiada. Acerque su rostro al mío, me encontré con sus pequeños labios, frente a frente. Pude ver el azul de sus ojos hermosos.

Entonces me acerque más, peque mis labios a los suyos, esperando sentir ese beso, en el cual le diría todo lo que sentía por ella. Pero no, lo que sentí no fue un beso. Fue la sacudida de mi madre llamándome desesperadamente.

-          Jean Carlos, despierta. Te quedaste dormido. Una chica ha estado llamándote, dijo que tenían que hacer un trabajo juntos.

Me levante de la cama rápidamente, mire el reloj asustado. ¡Mierda! Las 8:00. En mi móvil había más de 12 llamadas perdidas. Había perdido la oportunidad de mi vida, y todo por haberme quedado dormido.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com