Rohir (Octava Parte)

Por norgessle
Enviado el 20/12/2013, clasificado en Infantiles / Juveniles
537 visitas

Marcar como favorito

Un sollozo contenido flotaba por la oscuridad de la cueva. Las pequeñas criaturas que Vivian allí felices  vieron de golpe perturbado su habitual silencio,  y se removieron incomodas en sus agujeros. Algunas de ellas se  arrastraron fuera  y se aproximaron curiosas hacia el origen de aquel  llanto desconocido. Cuando llegaron allí, con sus pequeños ojos acostumbrados a la negrura, vieron a una pequeña ratona atrapada en un profundo socavón que nunca había estado allí antes.

De repente Mesalina ceso el llanto. Le había parecido oír algo. Con sus orejas levantadas escucho en silencio. Entonces volvió a oírlo:

-¡Ras, ras!

Era como si unas enormes garras estuvieran rascando la tierra.

-¡Ras, ras!

Aterrorizada se apartó del lado de la pared de tierra de la que provenían los ruidos y súbitamente estos se detuvieron. Volvió el silencio. Los ojos de la ratona indagaron nerviosos en aquel rincon mas oscuro del que se había apartado y comprobó, llena de pánico, que habían dos ojillos brillantes que la observaban.

-¡ahhhhh! – chilló.

Los ojos avanzaron hacia ella y una enorme nariz comenzó a olerla. Sintió los bigotes de la criatura tocarle la cara. Entonces una voz  dijo:

-¿Se puede saber a qué viene tanto ruido?

Era una voz vieja y gastada.

-¿Sabes? Aquí vivimos muchas criaturas y nunca nos molestamos unas a otras. Deberías respetar eso si  has decidido instalarte aquí.

Mesalina, secándose las lágrimas e intentando aparentar seguridad respondió:

-¿Instalarme aquí? No quiero quedarme aquí. ¡Estoy atrapada! Y todo está muy oscuro.

-¿Oscuro? Vaya no lo había notado. Debe ser porque siempre es asi y nos gusta. De hecho, no soporto la luz. ¿Verdad que estamos así bien amigos? – preguntó en voz alta- claro que sí, nada de luz, nada de luz..

-¿Y Quién eres?

-¿Yo? Hum… creo que por ahí fuera me llaman un topo o algo así.

-¿El viejo Topo? Claro, ¡el mapa! Eres el topo de  la Galeria del Viejo Topo.

  – exclamó la ratona.

 

 

-Vaya, desconocía que le habían puesto mi nombre a esta galería. Es todo un honor. Cuando se entere mi mujer… ¡siempre dice que no valgo para nada!.-añadió en un susurro como temiendo ser oído.

- Por cierto hablando del Rey de Roma, me voy que debe estar ya preguntándose mi señora por qué tardo tanto en volver.

Mesalina agarró los bigotes del viejo topo.

-¡No!

-¡Ay! ¿Pero estás loca?

-¡No me dejes aquí!

El topo se revolvió y la miro enfurruñado.

-¡Esta bien ¡ ¡te he pedido que no armes tanto escándalo! ¡La gente aquí intenta descansar! Veamos, ¿Y a donde ibas antes de quedarte atrapada?

-Iba a la madriguera de la Zorra

La peluda criatura sacudió la cabeza.

-Definitivamente estas como una cabra.¿Por qué no hacia la salida? ¿Por qué la madriguera? Allí solo huele a muerte jovencita. Además, ¡no pienso acercarme allí!

Mesalina empezó a sollozar otra vez:

-¡Tienes que ayudarme por favor!

-¡No otra vez los llantos no! ¡Pero que latosa! Está bien ..está bien..!!déjalo ya! ¡Te ayudaré! ¡Pero deja de llorar!

   Rohir sintió que el techo de la madriguera se le caía encima cuando vio en el centro de la misma aparecer al pequeño ratón Reor. ¿Qué demonios hacia aquí?

Metzacal empezó a dar vueltas contoneando su cuerpo burlonamente alrededor del ratoncito que estaba paralizado de terror.

-Hay que reconocer que eres muy valiente.. – empezó a decir la zorra.

Súbitamente lanzo sus mandíbulas hacia el roedor y el chasquido de sus mordedura se detuvo a escasos centímetros de Reor.

-¡O muy estúpido!

 

  El ratón se arrojó al suelo temblando incontrolablemente  preso del pánico.

-¡No me comas!

-¡Ja,ja,ja! – la grotesca risa de la raposa reboto por todos los rincones de la cueva. Unos pequeños murciélagos huyeron por la entrada.

-¡Hacia tiempo que no me divertía tanto! – siguió riendo la zorra.

-¡Déjale en paz! – grito Rohir maniatado desde el suelo.

La enorme cabeza de Metzacal se volvió hacia este y le sonrió amenazadoramente. Lizzy observaba la escena temblando de pies a cabeza , con la mirada perdida.

-Se me ocurre un juego – empezó a decir la zorra , mientras con una garra iba dándole empujoncitos juguetones al aterrorizado Reor.

-Dame mi espada y jugaremos a lo que quieras – respondió Rohir intentando sonar amenazante, sin embargo su voz se quebró un poco.

- siempre tan valeroso, pero contigo no tiene gracia, a ti te reservo el acto central de esta función. Ahora en cambio, voy a jugar con el jovencito.

Sus enormes ojos dorados se clavaron en la mirada llena de terror del pequeño ratón y le dijo con aire divertido:

-Voy a cerrar los ojos  y voy a dejar que te escondas. Cuando haya acabado de contar diez los abriré y te buscaré por la cueva. Si no te encuentro al primer intento te dejaré que te vayas, si no , que le voy a hacer, así es el juego, tendré que devorarte… ¿De acuerdo? palabra de zorra…

Y puso sus zarpas sobre su cara y comenzó a contar…

-Uno…dos…tres

Reor era incapaz de moverse. Tampoco podía contener los innumerables temblores que recorrían todo su cuerpo.

-…cuatro

-¡Maldita sea muchacho! ¡Corre! – le grito Rohir

-..Cinco, seis…

Los ojos abiertos como platos de Reor miraban sin parpadear la inmensa mole de la Raposa, echada sobre su vientre y con una mueca divertida en sus colmillos.

-…siete,ocho…

-¡Muévete idiota!!corre! – siguió chillándole Rohir desesperado.

-..nueve.. voy a abrir los ojos pronto…

 

Como despertando de repente, Reor empezó a correr hacia la entrada desesperado.

-¡Diez! –termino la zorra y abrió los ojos.

Con la velocidad de un rayo y dando un salto increíble, la raposa brincó por los aires y aterrizo en la entrada interponiendo su cuerpo entre Reor y su única vía de escape.

-¡Te encontré! – aulló triunfante Metzacal.

Sus mandíbulas se abrieron sobre el ratoncito como un cepo letal  y este desaparecio.

-¡Noooooo! – grito impotente Rohir.

Lizzy cayó desmayada al suelo.

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com