Las apariencias engañan (20ª Parte)

Por Clair de Lune
Enviado el 08/01/2014, clasificado en Amor / Románticos
836 visitas

Marcar como favorito

Javier mira a Lucía, no puede creer todo el amor que siente, el beso que le acaba de dar es lo mas bonito que le ha pasado en la vida, sabe que ella es la única persona con la que quiere estar.

-       ¿Estás Bien? – Le pregunta Javier secando las lágrimas que corren por las mejillas de Lucía.

-       Si – Contesta Lucía sonriendo tímidamente – Sólo algo cansada - consigue decir con un hilo de voz.

-       Es normal que lo estés, tienes que descansar mucho… yo ahora me tendré que ir, solo me dejan estar unos minutos, pero quiero que sepa que voy a estar ahí fuera pendiente de ti, ¿vale? – dijo Javier cogiéndole la mano con ternura.

-       Vale – Contestó Lucía apretando la mano de Javier suavemente su debilidad no la dejaba hacer mas.

 

En ese momento entró la joven enfermera a la habitación.

-       Lo siento mucho, pero tiene que salir de la habitación, Lucía debe descansar –Dijo la enfermera.

-       Claro, Ahora mismo, ¿me da un minuto? por favor- pidió Javier suplicante.

-       Un minuto- Dijo la enfermera de forma cómplice y saliendo de la habitación.

 

Javier se acercó a Lucía cogiéndola de la mano y susurrándole le dijo.

-       Descansa mucho, ¿vale? Y no olvides que estaré ahí fuera y en cuanto me dejen entraré otra vez.

-       Gracias Javi.

-       No me des las gracias, sólo ponte bien enseguida.

-       Vale – contestó Lucía casi sin fuerzas.

Javier se volvió a acercar con mucho cuidado y volvió a besarla.

 Mientras las Enfermera observaba desde la puerta en silencio, cuando Javier se separó de Lucía La enfermera dijo:

-       Ha pasado un minuto, lo siento.

-       Claro, ya salgo- Dijo Javier dirigiéndose a la puerta sin perder de vista a Lucía. – Descasa- dijo ya saliendo – Estaré aquí fuera.

Lucía se quedó ensimismada en la cama, quería creer que lo que había pasado era real.

 

Javier volvió a la sala de espera, enseguida todos le bombardearon a preguntas, Carmen estaba visiblemente alterada por no haber entrado ella a ver a su hija, no entendía porqué tenía que entrar el antes que nadie, pero eso a Javier le daba igual, el solo podía pensar en Lucía, en que se recuperase y en ese beso.

 Al poco tiempo de estar en la sala de espera, llegó un médico dando el último parte médico y aconsejando que se marchasen todos a descansar ya que sólo se le podría visitar a unas horas determinadas mientras Lucía estuviera en la UCI y que allí no podrían hacer nada. Carlos y su padre se marcharon a casa, pero Carmen y Javier decidieron quedarse a pesar de no poder verla.

 

-       No hace falta que te quedes – Dijo Carmen con rintintín- Si pasa algo te avisaremos.

-       Le he prometido que estaría aquí, así que aquí me quedo- Dijo Javier secamente.

-       Perdona Javi – Contestó Carmen confundida – pero es que no entiendo muy bien lo que está pasando entre mi hija y tú o David… Ella ayer salió con David y aparece en el hospital contigo… ¿me podrías aclarar algo?

-       Carmen, lo de ayer es una historia muy larga, yo sólo se una parte y la otra parte nos la tiene que contar Lucía, pero creo que tendríamos que esperar a que ella recupere mas fuerzas, no creo que sea buena idea preguntarle ahora.

 

En ese momento el teléfono de Javier le avisó de que tenía un mensaje de David.

 

El mensaje decía:

Lucía es toda tuya… yo ya tengo lo que quería. 

 

Nota:

Hola a todos otra vez y feliz 2014.

Al final el parón se alargó un poquito mas de lo que esperaba, pero al fin la normalidad llegó a mi vida, espero poder terminar de contaros la historia.

Un abrazo.

M.Millán.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com