ELLA, EL Y YO...2/2

Por RUEN PAUTALIA
Enviado el 13/01/2014, clasificado en Adultos / eróticos
26040 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

...En un principio, la situación en la que me encontré, me pareció bastante embarazosa. Me sentí como algún perverso mirón, pillado por sus vecinos de portal. En este preciso momento de confusión, el chico me miró girando la cabeza y tendió la mano. Para llegar a mí, tuvo que estirar todo su cuerpo, y al hacerlo se le salió el pene del culito de mi "amiguita". Joder, que pedazo de carne tan...impresionante. "Hola" dijo, y noté una suavidad sospechosa en su voz. Era guapo y joven. Me sentí excitado. Me acerqué, pasando de su mano. Acaricié su mejilla, y pasee mi mano por su nuca, deslizándola por su espalda, hasta llegar a sus musculosos y exuberantes glúteos. Finalmente mi dedo "corazón" se quedó pegado a su ano caliente. Me giré despacio buscando su reacción. Suspiró con sensualidad, volvió a enchufar su polla en el trasero de la "jefa" y lentamente prosiguió penetrándola una y otra vez, dejando que mi dedo sintiera las encogidas de su esfínter. El poderío del dominio absoluto invadió a mi cuerpo. Me encendí como una antorcha, desde las orejas, hasta la punta de mi nariz. Necesitaba un pequeño respiro. Me aleje despacio, desasiéndome de la chaqueta y sacando al mismo tiempo la camisa del pantalón. Sobre la mesa había una botella de Jack Daniel`s, zumo, soda y frutos secos. Siempre tan atenta, pensé. Eché un buen trago de mi bebida favorita, metí unas almendras en la boca, y mientras masticaba despacio, me deshice del resto de mi ropa. Estaba plenamente consiente, que el guión de este morboso suceso era cuidadosamente escrito por la "listorra", que en este momento gemía de placer en el suelo. Seguro que pretendía repartir los papeles del mismo, a su propio gusto. ¡No! ¡Esta vez, no! Me acerque despacio, con la copa en una mano, y restregándome la polla con la otra. Otro trago. Dos hermosos cuerpos, perdidos en el ritmo del placer. El aroma del amor que desprendían me hechizó. La saliva que seque de mi boca y el sudor de su culo masculino bastaron, para que se la deslizara hasta las pelotas. Le dejamos que se moviera el solito. Penetrado y penetrando a la vez. Otro trago. Ahora, si que estaba en la cima. Tres…hermosos cuerpos. Ella, el y yo...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com