Haiku. Orígenes, características y consejos para escribir poesía japonesa

Publicado el , en la categoría Guías / Consejos

Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

Historia y características de un haiku, la poesía japonesa

Haiku, poesía japonesa

A lo largo de la historia, la poesía oriental se ha ganado la reputación de ser una de las expresiones artísticas de mayor riqueza técnica, además de poseer formas únicas y admirables de composición, estilo y naturaleza.

Japón le ha otorgado al mundo uno de los estilos poéticos más ricos e inspiradores que la humanidad haya visto: el Haiku. Se trata de un poema corto y preciso, de composición bastante sencilla, cuya intención va dirigida principalmente a expresar la emoción o sensación que se siente en ese preciso momento, pero que además dicho sentimiento pueda perdurar en el tiempo a través del Haiku.

El estilo característico del haiku sigue el concepto global de toda composición artística: la expresión y exteriorización total de los sentimientos. Sin embargo, el Haiku resalta entre muchos a través de diferentes elementos importantes en cuanto a expresión artística. La tradición japonesa emplea esta forma de composición poética en orden de dejar un efecto liberador y catártico en la persona que lo escribe.

La liberación de toda clase de sentimientos mediante la lectura o escritura de un Haiku permite muchas veces poner en orden el curso de los pensamientos y emociones que pudiesen estar llevando una trayectoria desordenada que cause caos, desequilibrio e inestabilidad en la psique de una persona. Es por esto que es posible hablar de que el haiku posee por sí mismo un gran poder o efecto de carácter psicológico.

Historia y orígenes

Diversos historiadores barajan y debaten numerosas teorías de origen respecto al Haiku. La popularización de esta expresión se dio durante el siglo XVII gracias al monje budista Matsuo Basho, quien además se encargó de vincular el Haiku a la escuela zen.

La llegada de este estilo poético a la cultura occidental fue obra del escritor inglés Reginald Horace Blyth, quien fuera un gran estudioso de las tradiciones orientales, especialmente de la japonesa. Dicha llegada se produjo durante el siglo XX a través de su libro “El zen y la cultura japonesa.

El zen solía divulgar sus conocimientos y enseñanzas a través de textos que seguían la conocida estructura del Haiku. Dicha estructura está conformada por unas diecisiete sílabas divididas por tres versos, de cinco, siete y cinco sílabas o moras. No obstante, tal estructura de composición pertenece a una familia completa de formas poéticas provenientes de Japón. La métrica de los Haiku se caracteriza por el tercerillo, que no es más que una estrofa conformada por únicamente tres versos.

Sin embargo, esta misma estructura poética ya aparecía mucho tiempo antes de que el Haiku se popularizara. En el siglo VIII se componían poemas que seguían los mismos parámetros técnicos del Haiku, pero llevaban el nombre de Katauta. Dentro de esa misma familia de formas poéticas también se encontraban otras expresiones bastante notorias como el tanka, que se empleaba para escribir canciones cortas de dos estrofas irregulares.

El monje Basho era un importante escritor de Haikai renga, que era una clase de poesía con un tono un tanto humorístico y con pocas intenciones artísticas. Era una forma poética bastante popular durante esa época. Además, Basho inicia con la cruzada de popularización del Hokku, que era mayormente determinado por el zen y la sensibilidad humana ante las manifestaciones de belleza de la naturaleza.

Estilo, métrica y técnica

Como se ha mencionado antes, el Haiku es un poema muy corto, que se conforma por apenas diecisiete sílabas o moras distribuidas en tres versos. Naturalmente, esta es la estructura tradicional de este estilo poético, la forma que es costumbre dentro de la memoria cultural japonesa. La persona que escribe un Haiku o un Haikai es llamado “haijin”, o haikista en español.

Sin embargo, la técnica para la escritura de este estilo ha evolucionado considerablemente durante los años, pero esto no quiere decir que la forma inicial haya desaparecido completamente. Las civilizaciones orientales se caracterizan por la fortaleza de su identidad cultural, que siempre es defendida y preservada ante cualquier corriente de transculturización, por lo que nunca se transforma, y se mantiene presente en el núcleo de cada uno de sus pobladores.

Las nuevas corrientes literarias y poéticas que han surgido en el hemisferio occidental del mundo han terminado por adoptar estilos artísticos de otras culturas, para llevarlos a estilos más libres y flexibles. Gracias a esto nació el Haiku contemporáneo, que puede llevar una mayor cantidad de sílabas o una distribución diferente dentro de los versos. Todo se resume a “jugar” con el estilo del Haiku, siempre y cuando se preserven sus premisas de naturalidad y sencillez.

Algunos consejos para escribir Haiku

La base de todo Haiku radica en la percepción y comprensión del entorno, del presente y del ahora, por denominarlo de una manera más precisa. Se trata directamente de la apreciación detallada de lo que ocurre en el ser y su vínculo con el entorno y la naturaleza.

El “aware” es uno de los pilares fundamentales del Haiku, y se refiere a las sensaciones provocadas en el ser humano por la naturaleza. Dichas emociones pueden ser del carácter que sea, desde melancolía, tristeza, furia, intranquilidad, alegría, paz, entre muchas otras. Es una conexión personal entre el haijin, la naturaleza y su psique. 

Al escribir un Haiku, es importante conocer muy plenamente cuáles son los sentimientos experimentados en ese momento. Además, hay que examinar el entorno y darse por aludido de todo lo que esté sucediendo alrededor. Finalmente se establece la conexión entre ambos elementos. Para ello es necesario dejar suceder todo lo que esté ocurriendo en la mente, sin intervenir con la corriente de ningún pensamiento, sin prestar atención o evadir algo.

Por último se procede a escribir. Las emociones se expresan brevemente a través de esas diecisiete sílabas, de manera de que el Haiku transmita sentimientos pasajeros que a su vez perduren en el tiempo, grabados en esas palabras cortas y precisas.

Haikus famosos

Como muestra, te indicamos algunos buenos haikus de autores y escritores famosos.

Haikus de Matsuo Basho

Nadie que vaya
por este camino.
Crepúsculo de otoño.

Al sentirme enfermo durante el viaje
mis sueños vagaron
sobre un campo de yerba seca

Fin de año.
¡Siempre el mismo sombrero
y las mismas sandalias de paja!

La primera nieve
Las hojas de los narcisos
apenas se inclinan

Haikus de Mario Benedetti

pasan las nubes
y el cielo queda limpio
de toda culpa

Hoy me rechazas
Me cubro de defensas
No me conoces.

la muerte invade
de vez en cuando el sueño
y hace sus cálculos

Haikus de Jorge Luis Borges

Algo me han dicho
la tarde y la montaña.
Ya lo he perdido.

Desde aquel día
no he movido las piezas
en el tablero.

En el desierto
acontece la aurora.
Alguien lo sabe.

La vieja mano
sigue trazando versos
para el olvido.

Haikus de José Juan tablada

El jardín está lleno de hojas secas;
nunca vi tantas hojas en sus árboles
verdes, en primavera.

Trozos de barro,
por la senda en penumbra,
saltan los sapos.

Devuelve a la desnuda rama,
mariposa nocturna,
las hojas secas de tus alas.

Haikus de Octavio Paz

Troncos y paja
por las rendijas entran
Budas e insectos.

Luna reloj de arena
la noche se vacía
la hora se ilumina.

El mundo cabe
en diecisiete sílabas:
tú en esta choza.

Libros recomendados de haikus

Te proponemos los siguientes libros sobre haikus, de autores reconocidos, o recopilaciones de haikus, o bien técnicas sobre como escribir estos poemas japoneses.

* Haiku de las cuatro estaciones (Libro de los malos tiempos), de Matsuo Basho. Ver disponibilidad

* HAIKUS DEL TíBET: Libro de Oriente, de Dalai Buda y Shree Wind. Ver disponibilidad

* El pequeño libro del haiku, de Glen Alberto Salazar. Ver disponibilidad

* Aware. Iniciación Al Haiku Japonés, de Vicente Haya Segovia. Ver disponibilidad

Autor:


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales