Guerras

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
964 visitas

Marcar como relato favorito

     Nacía cada día y disfrutaba de ello como si fuera el último.

     Sabía que podía no ver el amanecer, sabía que la locura de los hombres podía apagar sus esperanzas de ser adulto. Aunque ya lo era. Con tan solo 6 años tenía la madurez suficiente para saber que esas bombas no eran de juguete y que podían apagar su sonrisa de un día para otro. Lo había visto. Había perdido a muchos de sus amigos del cole y no había podido hacer nada por ellos. Porque era un niño. Un niño en un juego absurdo de hombres sin raciocinio.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed