Las estaciones

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
1067 visitas

Marcar como relato favorito

   Verano.

   Me angustiaba la sensación de tamaño calor.

   No soportaba que me tocara. Ardía. Y yo, helada. El fuego y el hielo. Aún así, nos amábamos. Él ansiaba el frescor de mi cuerpo y a mí me gustaba que me deseara. Mi egoísmo a veces no me permitía demostrarle todo mi amor. No soportaba el calor.

   Invierno.

   Yo buscaba su calor y él, generoso, me lo ofrecía sin pedir nada a cambio. Notaba que se estremecía con mi gélido cuerpo, pero aguantaba esa sensación sólo por estar a mi lado. Amor en estado puro.

   Ya, de mayores, su fuego se fue apagando, pero yo aún conservaba esa gelidez. El verano se llevaba mucho mejor y el invierno lo calentábamos con nuestro deseo. Y siempre que fallaba el deseo se podía solucionar todo con una buena manta, acurrucados, abrazados.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed