Última voluntad

Por
Enviado el , clasificado en Microrrelatos
1434 visitas

Marcar como relato favorito

   

   Notaba calor, mucho calor. De pronto el sitio se llenó de humo y no podía respirar.

   El calor se convirtió en dolor, un dolor insoportable.

   Empecé a golpear la madera con mis nudillos y a intentar chillar, pero no podía porque el humo llenaba mi garganta.

   Notaba como la carne se fundía y eso fue lo último que sentí.

   La incineración no fue una buena idea.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed