Con el cuerpo cortado

Por
Enviado el , clasificado en Humor
1313 visitas

Marcar como relato favorito

Me levanté esa mañana de lunes, como tantos otros lunes, para asearme bajo la regadera.

Mientras me enjabonaba sentí cómo se desprendía mi brazo izquierdo y caía al suelo.

Deposité el jabón en su sitio para recoger mi brazo y... También se desprendió mi brazo derecho completamente.

Terminé de enjuagarme y con los dientes tomé la toalla para salir a la recámara y tirado sobre la cama, pude secarme.

Busqué mis pantalones y estaban en el respaldo de la silla. caminé hacia ellos y mi pierna izquierda se desprendió bruscamente.

Por suerte, pude sostenerme con la pierna que aun me quedaba unida al cuerpo. Saltando llegué a la silla, con los dientes me llevé el pantalón hasta la cama.

Iba a recostarme para colocarme el pantalón cuando de pronto la pierna derecha me abandonó también. 

- Ya sólo falta que caiga mi cabeza - dije en voz baja y en ese instante se deslizó sobre mi torso, yendo a parar a poco más de un metro de mi tronco. 

-Creo que me va a dar gripe - pensé - Siento el cuerpo cortado.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed