Menstruar casi arruina mi fiesta.

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
8410 visitas

Marcar como relato favorito

Lo cierto es que me tomó por sorpresa. Me llamó yo saliendo de la universidad y preguntó si me animaba a verlo en casa de un amigo que, “casualmente”, iba a salir y lo dejaría solo por un rato. Como me quedaba más o menos cerca decidí ir, a sabiendas de cuáles eran sus intenciones.

Llegué y un rato después ya estábamos solos en la casa. Sabía a lo que íbamos.

Se apresuró en cerrar todo bien y llevarme hasta la habitación donde se dispuso a empezar sin perder tiempo. Pero preferí interrumpir para que nos refrescáramos porque venía de un día ajetreado y no me sentía cómoda. Aceptó. Nos metimos a la regadera, ayudándonos para más rápido y, por qué no, más entretenido. Nos ayudábamos con el jabón y no puedo negar que se siente rico que a una la enjabonen, especialmente en la entrepierna… Una vez frescos volvimos al cuarto donde tendría lugar la segunda vez.

Empezó a besarme fuerte y yo igual para ir “haciendo ambiente” y endureciendo y humedeciendo aún más. Bajo por mi pecho de espacio y con firmeza y me recostó en la cama subiendo detrás de mi. Se acostó y movió mi cabeza hacia su pene para que lo trabajara un poco; a lo que accedí conforme. Estando medio sentada de lado me dispuse a chuparle todo cuanto cabía en mi boca y jugar con sus testículos. Me senté entre sus piernas y volví a succionar fuerte y meterme en la boca cuando pudiera, todo sin descuidar sus testículos. De repente se incorporo y me aparto agarrándome la cabeza con ambas manos y fue ahí cuando eyaculó.

Luego de limpiarse se tendió en la cama y yo a su lado empecé a estimularlo despacio para poder continuar. Tocaba delicadamente su pene ahora blando y sensible como sus testículos. Sentía como se iba endureciendo lentamente y él, por su parte, seguía recostado y una que otra vez alzó la cabeza para besarme y ver cómo funcionaba la echada de mano.

Por fin estuvo erecto por completo y se incorporó nueva vez sentándose en la cama y buscando condones que luego me permitió ponerle porque le había dicho que no sabia hacerlo. Se lo coloque y me besó en señal de aprobación. Me empujó hacia atrás quedando yo boca arriba en la cama y poniéndose él ahora sobre mí para, por fin, penetrarme.

Fue entrando despacio y con solo la puntita mientras salía y entraba lenta pero firmemente. Se mantuvo así por un rato y luego entró por completo haciéndome retorcer. Ahora estaba todo dentro de mí; todo su ancho y largo desaparecía en mis adentros y se sentía bien. Se quedó quieto un rato y, sin salir, arremetió con fuerza varias veces haciéndome gemir fuerte. Tenía mis manos agarradas sobre mi cabeza y las presionaba fuerte con sus brazos firmemente y así salió, lentamente, para darse cuenta que había sangrado lo que significaba que estaba menstruando y no lo había notado. Parece que en sus metidas profundas había tocado el flujo que aun no me bajaba y decidió cancelar la sesión por menstruado.

Fue frustrante, como estábamos en casa ajena no podíamos arriesgarnos a manchar las sábanas. Se paró y se disponía a irse cuando decidí continuar en un lugar… menos “delicado”. Entonces lo traje conmigo al piso y ahí pudo continuar un rato más y retomar la dureza casi perdida, pero de nuevo vio el condón ensangrentado y canceló :( .

Nos fuimos a lavar al baño y una vez más en el cuarto decidí ayudarme un poco… Me tiré en la cama abierta de piernas y me disponía a masturbarme cuando me miró y se me subió encima quedando de rodillas sobre mi pecho y empezó a moverse de adelante hacia atrás haciéndome sentir como su pene lograba otra vez, una bella erección a la que respondí sonriente mientras él bajaba sus calzoncillos y hacía entrar en mi boca su recién lavado y hermosamente erecto pene. Mis manos quedaban fuera del juego y las suyas las usaba para sostenerse contra la pared mientras hacía movimientos de cintura con los que su pene entraba y salía de mi boca que no podía hacer nada excepto mantenerse abierta y aceptar conforme lo que me brindaban.

Gemía roncamente e inclinaba su cabeza hacia atrás a medida que aumentaba la velocidad y profundidad usando mi boca sin dejarme opción. Entraba y salía; entraba y salía sin hacer más que gemir y moverse rítmicamente hincado sobre mi pecho. Era su objeto de desahogo; y me gustaba. Me estaba usando; y me gustaba. Ahora todo se trataba de él y sus ganas de venirse encima de mí; y me gustaba.

Por fin fue frenando el ritmo y en una embestida profunda, a la que respondí cerrando los labios para proporcionarle más placer, eyaculo dentro dejándome la boca llena de sus ganas ahora saciadas.

Menstruar casi arruina mi fiesta… casi. Pero, a pesar de no haber sido penetrada como tanto deseaba... hay más placer en dar que en recibir.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed