El último Dodo

Por
Enviado el , clasificado en Microrrelatos
1131 visitas

Marcar como relato favorito

Cuando el último dodo se dió cuenta que no quedaba nadie más de su especie, que sus congéneres habían sido víctima del apetito de las personas (ya que al no poder volar los capturaban con extrema facilidad), sintió una enorme pena. Decidió sentarse en el suelo, replegando sus cortas patitas, y cabizbajo esperó a que algún humano lo capturará y lo matara para comérselo.

Cuando colgaba boca abajo de la mano del granjero que lo capturó, abrío los ojos y vió el cielo a sus pies y por primera vez en su vida, supo lo que se sentía al volar.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed