Donde yo te veo

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
1043 visitas

Marcar como relato favorito

Es menos áspera y dura la dolencia

y el infortunio menos cruel

cuanto es más fatal y la verdad más firme.

¿Pero quién no llorará ante el padre

muerto, al que ya nunca verá

y al que antes lo contemplaba con amor?

Estos dolores y desgracias son distintos

y en el alma se encuentran.

¡ Y tú sabes Señor, cuán grandes son los míos !

 

Noventa veces el sol su claro rostro

bañó de dulce paz en el mar de su luz

antes de que alcanzara el divino reposo.

 

En tu morir aprendo yo a morir,

amado padre mío, y en el pensamiento

ajeno al mundo, es donde yo te veo.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed