Pincelada a la libertad

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
799 visitas

Marcar como relato favorito

           
Las bombas caen, la gente grita.
Las bombas caen e ignoran el amor.

La ciudad en ruinas exenta de ardor,
la ciudad en ruinas en busca de calor.

Los ruidos que hacen eco en la profundidad de tu mirada,
los ruidos que al fin callarán lo inconcluso de la puesta del Sol.

El fin de la paz, colorante para el olvido.  El fin de la paz, aditivo
firme de las risas de tu enemigo.

Democracia invisible al ojo comprensivo,
democracia intocable, aturdida por lo corrompido.

Bandera flameando en el cielo gris,
bandera flameando al fin en su máximo esplendor.

Voces que son solo voces, voces que no adhieren
ningún maquillaje a la predición.

Manuscritos que son arte,
manuscritos que hacen de esto una cruel realidad

Dormir al lado de tu amada, algo que ya no sucederá.
Dormir al lado de tu alma, la que nunca sanará.

Sonreír, solo y por placer.
Sonreír, por un nuevo mundo próximo a nacer.

Un pincel, predicador del sufrimiento,
Un pincel que pinta libertad.

Una ajustada brecha próxima a volar,
una ajustada brecha de la que nunca escaparás


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed