ALIMENTANDO AL LEVIATÁN (7)

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
1094 visitas

Marcar como relato favorito

Amanece -que no es poco- y deja de llover. Estoy temblando. Es el temblor de la derrota. Todos temblamos. La cola es el reconocimiento implícito de la derrota de los mediocres, de la masa que no ha sido capaz de engendrar a los mejores y a los cuales, en caso de haberlos engendrado, hubiera seguido para alcanzar la salvación. Pero no existen esos egregios, por lo que la derrota vence la batalla. Me orino y me defeco encima. Como los demás. Encarnamos la decadencia radical de una civilización en la que los egregios se han extinguido.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed