39º

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
1063 visitas

Marcar como relato favorito

Hay muchos tipos de fiebre, la fiebre del oro, la fiebre que padecemos cuando enfermamos, o incluso la ligera fiebre que te sube con la tercera copa de un buen escocés. Pero no obstante ningún tipo de fiebre es comparable a ella, es verla y enfermar, a cualquiera se me pondrian los ojos brillantes solo con verla andar, cuando se acerca empiezan las palpitaciones, nunca rápidas, siempre lentas e intensas para disfrutar cada instante a su lado, al besarla llega la desinhibición, el mundo te da vueltas mientras estais abrazados y entonces llega… Ese instante en el que sabes que estas enfermo pero no quieres que nadie te cure.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed