Los niños y la burra

Por
Enviado el , clasificado en Infantiles / Juveniles
1051 visitas

Recomendación:
Libros infantiles (top ventas) - Los libros infantiles más vendidos del momento.

Esta era una burra, que cuando aún era joven, fue comprada por un pequeño agricultor y este campesino con su mujer, como tenían que trabajar en sus labores agrícolas, mandaban a su hijo Antonio, que tenía 7 años, a llevar a la burra tanto a pastar, como al molino con grano para moler, o para otros trabajos y necesidades que tenían, en una época en la que no había otros medios de transporte. Resulta que ese niño, pasó muchos trabajos con ese animal; pues además de ser pequeño, la burra era muy rebelde y muchas veces lo tiró al suelo cuando iba a caballo. Con la suerte de que nunca tuvo una lesión muy grave, aunque algunas veces sufrió magulladuras con más o menos importancia. Pero al niño, casi siempre le tocaba de ir con la burra para donde lo mandaban.

Antonio, apenas fue a la escuela, porque además, de que estaba muy lejos para los niños ir caminando, cuando iba: el maestro, al tener que atender los niños de aquella comarca, que le eran muchos y no podía enseñar las lecciones como tenía que ser: se cabreaba con ellos. Pegándoles cuando no sabían la lección y con eso Antonio (como otros), dejaba de ir unos días a la escuela, quedándose en casa para ayudar a los padres en lo que podía, que la mayor parte del tiempo era cuidar, o trabajar con la burra.

De esa manera, Antonio fue creciendo y casi siempre era él quien tenía que luchar con la burra y con otros animales domésticos, hasta que empezó a ser un adolescente, que tuvo que ir a trabajar con sus padres y luego a los 19 años tuvo que marchar para la Guerra Civil española y el animal quedaba en casa: entre la guerra y la mili, Antonio estuvo fuera de casa unos 5 años. Cuando vino para casa de nuevo, la burra seguía allí; luego de morir su padre, aún muy joven. Antonio se casó y con su mujer tuvieron algunos hijos. Sin embargo, la burra que era ya muy vieja; todavía seguía en casa, porque la madre de Antonio no la quería vender. Más tarde, la burra aún les hizo muchas trastadas a los hijos de Antonio. Hasta que murió, cuando llevaba más de 30 años en aquella casa.             


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.