Música

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
1201 visitas

Marcar como relato favorito

Exempta siempre

de vanas formas, impropia en ella

la geometría de Euclides,

nacida no fruslería de las sombras.

Fragosa, fugitiva a oídos insensibles,

hiciéredes acto ninguno,

para impetrar por propia voluntad

lo que a unos se les ha concedido

por acto divino.

 

En bruma traída al mundo,

loriga, propia prorroga,

miralla mesma, pues bien aviades

en recordar estructura, geometría y forma.

Pasible es, sin embargo,

de propia vocación, de profuso esmero

de no baldonar lo que ante brutos

es indivisamente incognoscible.

 

De lexas tierras, equidisdantes

al solipsismo limítrofe,

propincuo de ceremonioso éxito

si con pasmosa calma,

llegades tardío a buen puerto.

Obrero despreocupado,

que antes de que la saeta caeré doce ocasiones,

aviade terminado,

tósigo seguro, funesto de la bruma.

 

Acepto a quien con esmero trabaja,

al que agora centelleantes,

siempre rutilantes candeladas,

intimando sin displicencia

a las que burlan tan distantes

los que solo dueños de sus cabezas,

pero de eso y de nada más.

Sumiso de su propia profundidad,

culpable de su propia çifra,

presunto, en confusión, cautivo criminal.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed